Los Más Polivalentes Del Atletismo Cubano

0
2742615837_a1bcf6ce03_oPor Eddy Luis Nápoles Cardoso

La primera medalla internacional del atletismo cubano en un evento oficial, se logró en los Juegos Centroamericanos y del Caribe de Ciudad de México en 1926, no tengo la seguridad, pero debe haber sido el bronce ganado por Mario González en los 100 metros planos, bueno desde esa lejana fecha, toda una constelación de atletas han contribuido a engrosar el medallero del campo y pista criollo en la arena foránea, pero solo tres atletas posen el honor de haber logrado preseas en esta diversidad de competencias, es valido hacer la salvedad que en épocas anteriores, muchos de estas no existían, lo que privó a otros también la posibilidad de hacerlo.

Los eventos que he tomados en cuenta para el análisis los he clasificado en tres grupos, en el primero están los de carácter universal, Juegos Olímpicos, Campeonatos Mundiales, Copas del Mundo, Mundiales Bajo Techo y Juegos Mundiales Universitarios; en el segundo se ubican los regionales, como son los Campeonatos Iberoamericanos, Juegos Panamericanos, Juegos Centroamericanos y Campeonatos Centroamericanos y del Caribe y en el tercero cito los juveniles, con los Campeonatos Mundiales, Panamericanos y Centroamericanos.

Visto así los tres «Reyes» de las medallas son Roberto Hernández, Javier Sotomayor y Osleidys Menéndez, todos matanceros, vaya coincidencia, llama también la atención ausencias notorias, como son los casos de Iván Pedroso, Yipsi Moreno y Yoelbi Quesada, todos de gran trayectoria, pero que en algunos de los eventos antes citados, no regresaron a casa con una medalla.

ROBERTO HERNANDEZ, SIEMPRE MEDALLISTA

Roberto aunque nació en Florida, Camagüey, se inició como atleta en la tierra yumurina, fue un excelente corredor de 400 metros e integrante del relevo largo cubano en los más importantes certámenes que van desde 1985 hasta 1993.

La polivalencia de Roberto Hernández se resume de la siguiente manera; en los eventos de rango universal; en Juegos Olímpicos, plata en Barcelona 1992 como integrante del relevo 4 x 400; en Campeonatos Mundiales, bronce en Roma 1987, también en el relevo; las Copas del Mundo lo vieron erigirse como vencedor en Barcelona 1989, en ambas pruebas; en una sola ocasión se atrevió a tomar parte en los Mundiales Bajo Techo y no le fue mal, pues en la cita de Indianápolis 1987, logró plata; estuvo presente en los Juegos de Buena Voluntad de Seattle, en Estados Unidos 1990, donde ganó oro en la prueba individual y plata en el relevo; asistió a dos Juegos Mundiales Universitarios, Kobe, Japón en 1985 y Duisburgo, Alemania en 1989, con saldo de dos oro y una plata.

En los eventos regionales se comportó así; asistió a tres Campeonatos Iberoamericanos, La Habana 1986, Ciudad de México 1988 y Sevilla 1992, donde conquistó tres preseas de oro, dos de plata y una de bronce; en dos Juegos Panamericanos, Indianápolis 1987 y La Habana 1991, obtuvo una presea de cada color; solo asistió a los Juegos Centroamericanos y del Caribe de México en 1990, dominando los 200 y 400 metros; los dos Campeonatos Centroamericanos y del Caribe en los que tomó parte, lo vieron subir siempre a lo más alto del podio, Nassau, Bahamas en 1985 y San Juan, Puerto Rico en 1989.

En los eventos de la categoría juvenil su balance fue así, asistió a la cita inaugural de Atenas, Grecia en 1986, donde fue doble medallista de plata en 400 metros y como integrante del relevo largo respectivamente; otro evento donde el matancero se comportó como todo un portento, fue en el Campeonato Panamericano Juvenil celebrado en la ciudad estadounidense de Winter Park en 1986, allí ganó tres preseas de oro, lo mismo realizó en el Campeonato Centroamericano celebrado en Ciudad de México ese propio año. Nada que fue Roberto Hernández un excelente corredor y consistente medallista, amén de no haber logrado la gloria olímpica, ni un récord mundial.

SOTOMAYOR REY DE LAS ALTURAS Y DE LAS MEDALLAS.

Otros de los polifacéticos es el «Rey de las alturas», Javier Sotomayor, saltador con una trayectoria que abarca desde 1983 hasta el 2001, etapa en la asistió a tres Juegos Olímpicos con un título en Barcelona 1992 y una plata en Sydney 2000; en Campeonatos Mundiales debutó en Roma 1987 y se despidió en Edmonton 2001, archivando dos títulos, Stuttgart 1993 y Atenas 1997 y dos preseas de plata, Tokio 1991 y Göteborg 1995; otra faceta donde su brillo fue deslumbrante es en los Mundiales Bajo Techo, con seis asistencias y otras tantas preseas, de ellas cuatro de oro, Budapest 1989, Toronto 1993, Barcelona 1995 y Maebashi 1999, una de plata, Paris 1985 y otra de bronce, Sevilla 1991; cinco Copas del Mundo lo vieron medallistas, aunque solo triunfó en Londres 1994, fue plata en La Habana 1992 y Johannesburgo 1998 y bronce en Canberra 1985 y Barcelona 1989; solo asistió a unos Juegos Mundiales Universitarios, los de Duisburgo 1989 y se colgó al cuello el título.

En los eventos regionales fue dueño y señor de las medallas, miren, en Campeonatos Iberoamericanos, cuatro títulos, La Habana 1986, Ciudad México 1988, Sevilla 1992 y Medellín 1996; en Juegos Panamericanos, tres títulos, Indianápolis 1987, La Habana 1991 y Mar del Plata 1995; en Juegos Centroamericanos y del Cribe, otras tres preseas de oro, Ciudad de México 1990, Ponce 1993 y Maracaibo 1998; los Campeonatos Centroamericanos y del Caribe, fueron el primer evento oficial para Javier Sotomayor en su amplia carrera deportiva, debutó en la cita de La Habana 1983, con medalla de bronce, luego ganó las ediciones de Nassau, Bahamas en 1985 y de San Juan, Puerto Rico en 1989, esta última con récord mundial de 2.44 metros;

En los eventos para juveniles, al igual que Roberto Hernández, Soto estuvo en la versión inicial de los mundiales celebrada en Atenas, Grecia en 1986, donde logró la medalla de oro; en el Panamericano de Winter Park, ganó el título, lo mismo hizo en el Campeonato Centroamericano y del Caribe de Ciudad México, ambos en 1986.

Agregar a Sotomayor en su polivalencia los cinco récords mundiales implantados, tres absolutos, uno bajo techo y otro juvenil.

OSLEIDYS MENÉNDEZ Y SU POTENTE BRAZO.

Toca su turno a la tercera de las figuras más polivalentes dentro del campo y pista criollo, la jabalinista Osleidys Menéndez, otra que ha conquistado con su potente brazo todo lo que ha querido, así tiene participación en tres citas olímpicas, con el título en Atenas, Grecia en el 2004 y el bronce en Sydney, Australia en el 2000; a los Campeonatos Mundiales asiste Osleidys desde Atenas 1997, con títulos en Edmonton 2001 y Helsinki 2005; estuvo en la Copa del Mundo de Madrid, España en el 2002, donde logró el título; en Juegos Mundiales Universitarios, ganó le edición de Beijing, China en el 2001.

En eventos de carácter regional, Osleidys tomo parte en el Campeonato Iberoamericano de Huelva, España en el 2004, logrando la presea de oro; estuvo en tres Juegos Panamericanos, con tres medallas, oro en Winnipeg 1999 y Río de Janeiro 2007 y bronce en Santo Domingo 2003; mientras en Juegos Centroamericanos y del Caribe a lo más que pudo llegar fue a la plata, tanto en Maracaibo 1998, como en Cartagena 2006; dos Campeonatos Centroamericanos y del Caribe contaron con su presencia, con un título y una medalla de plata, San Juan, Puerto Rico en 1997 y La Habana 2009, respectivamente.

En los eventos juveniles esta matancera es una de las pocas atletas que ha tomado parte y ha ganado dos citas mundiales, Sydney, Australia 1996 y Annecy, Francia 1998; en casa la vimos triunfar en el Panamericano Juvenil celebrado en la capital cubana en 1997 y asistió a dos Centroamericanos y del Caribe, Puerto España, Trinidad y Tobago en 1994 y El Salvador 1996, en ambos le sonrió la victoria.

Logró Osleidys además con su potente brazo importantes triunfos en la serie de Gran Prix de la IAAF, así como dos récords mundiales absolutos, lo que la hace toda una «Reina» del atletismo mundial.

Share.

Comments are closed.

X