¡¡¡2.45!!!, la próxima victima – Salto Alto

0

IvanUkhovEddy Luis Nápoles Cardoso – Cuba (Especial Para Atletismo Peruano).- Recientemente el pertiguista francés Renaud Lavillenie, derribó uno de los mitos del atletismo mundial, el 6.15 bajo techo, del mítico Sergey Bubka, ante esa agradable sorpresa, otros topes mundiales están en capilla ardiente, entre ellos, los 2.43 y 2.45 del cubano Javier Sotomayor en el salto de altura, tanto bajo techo, como al aire libre.

Durante la década de 1980 del pasado siglo XX, se produjeron los mejores resultados en el salto de altura para hombres, baste decir, que un total de cinco saltadores lograron superar en algún momento la barrera de los 2.40 metros y en ese periodo de tiempo, se implantaron cuatro récords mundiales y se lograron 13 saltos por encima de esa cuota.

Luego en los años 90, otros cuatro saltadores, – incluido Sotomayor – “brincaron” esa altura. Ahora los mayores “ataques” se han estado produciendo a partir de la pasada temporada y en lo que va de la actual.

Miradas al pasado

El 11 de agosto de 1985, el poco conocido saltador ruso, Rudolf Povarnitsyn, se convirtió en el primer humano en sobrepasar los 2.40 metros; luego lo secundó, 23 días más tarde, el kirguiz Igor Paklin, quien elevó el tope a 2.41, todo esto en escenarios al aire libre. En 1987, se produjeron varios saltos durante la temporada bajo techo, el primero de ellos, el 6 de enero, cuando el alemán, Carlo Thränhardt lograba también 2.40; el 1º de febrero, el sueco Patrik Sjöberg, saltó 2.41; el 27 del propio mes, Sjöberg se empinaba sobre los 2.40; cerrando con el récord mundial al aire de 2.42, el 30 de junio en Estocolmo.

La temporada de 1988, nos reveló solo dos acontecimientos, la inició, Carlo Thränhardt, quien logró 2.42, récord mundial bajo techo, hecho acontecido en Berlín, el 26 de febrero y la culminó el cubano Javier Sotomayor, con primacía universal absoluta de 2.43, el 9 de septiembre en Salamanca, España.

Durante la temporada de 1989, Sotomayor, se confirmó como el rey de las altura, primeramente elevó el listón bajo techo a 2.43 metros, durante el Campeonato Mundial celebrado en Budapest; luego el 29 de julio, en San Juan, Puerto Rico, le agregó un centímetro (2.44) al récord mundial absoluto.

Ya en los años 90, el asedio a los 2.40 fue menor, iniciándose el periodo se logran tres saltos, en 1990, el rumano, Sorin Matei saltó 2.40; un año después, los estadounidenses Hollis Conway y Charles Austin, también lo consiguen, el primero bajo techo, el segundo al aire libre; en lo adelante existió un solo saltador que “burló” esa cuota, Javier Sotomayor, quien lo realizó en ¡¡16!! ocasiones, incluido el último de sus récord, 2.45, logrado el 27 de julio de 1993 en Salamanca.

En el nuevo siglo

El 5 de agosto de 2000, el ruso Vyacheslav Voronin, envió un destello de “supervivencia” de los saltadores, al saltar sobre los 2.40, Londres, la capital inglesa, fue testigo de esa hazaña. Luego el 6 de marzo de 2005, el sueco Stefan Holm hacía lo mismo, pero en recintos techados, acción que repitió el ruso Ivan Ukhov el 25 de febrero de 2009 en Pireas.

Ahora, el verdadero “ataque” se ha estado produciendo desde la pasada temporada atlética, cuando el 2 de junio, el qatarí Mutaz Essa Barshim, retomó el camino de los 2.40 metros, pero un mes después en Lausana, el ucraniano Bohdan Bondarenko, se “encaramó” encima de los 2.41 e intentó implantar nuevo récord mundial, con 2.46, acción que repitió durante su triunfo en el Campeonato Mundial de Moscú.

En la aun joven campaña de 2014, ya se han producido tres “vuelos” sobre los 2.40, el primero de ellos, el 16 de enero, cuando el ya conocido Ivan Ukhov, se empinó por encima de 2.41 metros; el segundo ocurrió el 8 de febrero en Amstadt, donde Ukhov mostró nuevamente sus pretensiones de derribar el muro de los 2.43, ahora saltó 2.40; aquí contó con la complicidad de su paisano Aleksey Dmitrik, que también se encaramó sobre esa altura.

Como datos curiosos, les diré que; Javier Sotomayor es el líder en realizar intentos sobre los 2.46, con 12, seguido de Bondarenko, con 11 y único que ha intentado saltar sobre 2.47 metros; otros saltadores que han “probado” superar los 2.45, son, el estadounidense Charles Austin (1996) y el ruso Vyacheslav Voronin (2000).

Bueno como dice un viejo adagio, cuando usted vea la barba de su vecino ardiendo, ponga la suya en remojo.

 

 

Share.

Comments are closed.

X