Anier García: Sydney, La Competencia Perfecta

0

anier-garcia-webPor Eddy Luis Nápoles Cardoso

Anier Octavio García Ortiz, nació en Santiago de Cuba el 9 de marzo de 1976, hijo de padres deportistas, el muchacho rápidamente se sintió atraído por el campo y pista, transitando así por la escalera del deporte de alto rendimiento cubano, hasta llegar en 1993 a la preselección nacional juvenil.

En 1994 asiste al Campeonato Mundial Juvenil de Atletismo celebrado en Lisboa, Portugal, donde ocupa el quinto lugar, tal vez su debut en la arena internacional no le presagiaba éxitos futuros, pero fue todo lo contrario, al año siguiente conquista sus dos primeros títulos, el panamericano juvenil y el centroamericano de mayores, luego vendrá en 1996 el titulo Iberoamericano en Medellín, Colombia y más adelante los Juegos Olímpicos de Atlanta, los primeros donde el atletismo cubano asiste con tres corredores de 110 con vallas – Erick Batte, Emilio Valle y Anier -, en esta última competencia el jovencito santiaguero solo avanza hasta cuarto de final, pero no hay que apurarse, ya es el tercer hombre criollo en la especialidad.

El año 1997 parecía la consagración definitiva de Anier García, este se inicia en grande, al ganar el título mundial bajo techo en Paris, Francia, pero en el mundial al aire libre celebrado en Atenas, Grecia, una lesión lo hace abandonar la competencia cuando ya estaba clasificado para la semifinal, hasta ahora los grandes eventos le eran esquivos; al año siguiente gana los Juegos Centroamericanos y del Caribe de Maracaibo, Venezuela, así como la medalla de bronce en la Copa del Mundo de Johannesburgo, Sudáfrica con marca personal de 13.14 segundos.

El año pre-olímpico llega con triunfo en los Juegos Panamericanos de Winnipeg, Canadá con 13.17 segundos, pero la cita cumbre de la temporada era el mundial de Sevilla en España, el segundo para Anier, allí lanza un anticipo de lo que vendrá más adelante, en el estadio de La Cartuja el criollo realiza una excelente competencia, superando en cada fase progresivamente sus resultados; la primera ronda marca 13.40, en cuarto de final 13.20, en semifinal 13.18 y en la final 13.07, para ser superado solo por el británico Colin Jackson, recordista mundial, quien marcó 13.04 segundos.

El año 2000, trae aparejado los Juegos Olímpicos de Sydney, ubicados en el calendario del 22 de septiembre al 1º de octubre, lo que hace que la temporada atlética se extienda más de lo normal, por tanto requirió de una gran precisión para mantener una forma deportiva óptima hasta allí. En esa temporada Anier realizó antes de arribar a la tierra de los canguros diez carreras preparatorias, las que inició con crono de 13.24 el 7 de junio en Kassel, Alemania, logrando además ocho triunfos y dos segundos lugares, en ambas ocasiones superado por el estadounidense Allen Johnson, siendo estos los únicos enfrentamientos entre ambos antes de los juegos.

La confrontación se presentaba en extremo difícil para el cubano, pero era su ahora o nunca, llegaba con una marca personal de 13.07 segundos y 24 años, la edad propicia para los grandes resultados, su principal adversario era Allen Johnson, número uno de la especialidad, titular en Atlanta 1996, campeón mundial en Atenas 1997 y que llegaba a Sydney ese año con marca de 12.97 lograda en las eliminatorias olímpicas de Sacramento, otros contendientes serían el también estadounidense Mark Crear (13.11) y el británico Colin Jackson (13.10).

Se inicia la batalla, en la primera ronda Anier domina con facilidad su serie con 13.60 segundos, Johnson lo hace con 13.50, Crear con 13.44 y Jackson con 13.38, el mejor tiempo de esta fase corre a cargo del haitiano Dudley Dorival con 13.33.

En la segunda ronda; Anier vuelve a dominar, ahora con 13.53, para llegar delante del alemán Falk Balzer (13.59) y de Mark Crear (13.60), mientras Johnson no se esfuerza y es segundo con 13.55, detrás de otro alemán, Florian Schwarthoff, en tanto Colin Jackson marca 13.27 empujado por el tercer norteño en la justa, Terrence Trammell segundo con 13.29.

Ya en las semifinales se comienzan a ver con más claridad las posibilidades de cada corredor, Anier domina la primera con 13.16, el mejor tiempo de todos, lo escoltan Crear (13.23), Dorival (13.35) y el sueco Robert Kronberg (13.39); en la segunda, más lenta, pero más disputada, se impone Trammell con 13.32, le siguen Johnson (13.33), Jackson (13.34) y Schwarthoff (13.39).

En la final corrida el 25 de septiembre estaban los mejores vallistas del momento, Anier García, Mark Crear, Allen Johnson, Colin Jackson y el sorprendente Terrence Trammell, entre otros; Anier fue el tercero en abandonar los tacos de salida detrás de Jackson y Dorival, pero rápidamente se colocó al frente, llegando a la meta triunfador con récord cubano de 13.00 segundos exactos, para sorpresa de muchos, lo escoltó Trammell con 13.16, seguido de Crear con 13.22, mientras Allen Johnson decepcionaba y era apenas cuarto con 13.23, en tanto Colin Jackson fue quinto con 13.28..

Nada que Anier García conquistó la gloria olímpica y su realización fue materializada mediante una competencia perfecta, que se resumen en 13.60 en la primera ronda, 13.53 en la segunda ronda, 13.16 en semifinales y 13.00 segundos en la final.

No caben dudas de que el santiaguero fue un atleta muy competitivo, ya en Sevilla 1999 había dado una clarinada de progresividad, faena que repitió nuevamente en la cita de Edmonton 2001, en la ciudad canadiense aunque tuvo que ver la espalda de Allen Johnson – ganador con 13.04 -, su ejecutoria fue 13.21 en la primera ronda, 13.19 en semifinales y 13.07 en la final, luego en su despedida olímpica, en Atenas 2004, atrapó una merecida medalla de bronce, realizando una aceptable competencia también, con 13.24 en la ronda uno, 13.28 en cuarto de final, 13.30 en semifinales y 13.20 en la final.

Fue indudablemente Anier García un vallista de la élite, digno continuador de la tradición criolla en esta disciplina.

Share.

Comments are closed.

X