Atletas Olímpicos: Baldini, ganador a pesar de todo

0

La presente entrega de los Atletas Olímpicos incluye, varios medallistas, finalistas y otros, que no lograron ninguna de estas dos categorías, pero tuvieron el honor de competir bajo los cincos aros olímpicos. Aparecen, el marroquí Boutayeb, quizás, sorprendente ganador en Seúl; el kenyano Tanui, opacado en la pista olímpica, pero triunfante en la carretera; la peruana Guevara, con dos asistencias olímpicas; el kenyano Tergat, a la sombra de Gebrselassie; el italiano Baldini, “afortunado” ganador en Atenas 2004, entre otros-

Boutayeb, sorprendió en Seúl 1988

El marroquí Brahim Boutayeb, fue quizás, uno de los ganadores menos esperados en el atletismo olímpico en Seúl 1988, Boutayeb, dos años antes, había sido cuarto (5000 metros) en el mundial juvenil de Atenas. En Seúl se inscribió en 10 mil metros, una prueba donde los favoritos pudieron ser otros, los kenyanos Moses Tanui y Kipkemboi Kimeli, el italiano Salvatore Antibo o el mexicano Arturo Barrios, pero Tanui y Kimeli impusieron su ritmo desde el inicio de la prueba, pero transcurrida la mitad de la carrera, Boutayed tomó la delantera, coronándose campeón olímpico, le escoltó su amigo y compañero de entrenamientos, Salvatore Antibo y el kenyano Kimeli. Todos sus honores habían quedado en Seúl, luego fue plata en los mundiales de Tokio (5000 metros) y cuarto en Barcelona 1992

Tanui, sin gloria en la pista, pero exitoso en la carretera

Nadie duda que el kenyano Moses Tanui fue un gran corredor de fondo, pero no le sonrió la gloria olímpica y en sus dos únicas oportunidades, le persiguió el octavo puesto, Seúl 1988 y Barcelona 1992 (10000 metros). Tanui procedía del Distrito Nandi en el Valle del Rift, una región famosa por la aparición de corredores de élite en largas distancias. En cambio, Tanui ganó el mundial de Tokio 1991 y fue plata en Stuttgart 1993, pero sus grandes éxitos estuvieron en las pruebas de carretera, primero en Boston (1996 y 1998), primero en Chunchon (1997), Wien (2002) y segundo en Boston (1995) y Chicago (1999). En 2010 sufrió heridas durante un accidente de tránsito en Nakuru, donde falleció su amigo David Lelei (1500 metros, 3:31.53).

Guevara; una peruana dos veces olímpica

La peruana Ena Guevara a lo largo de su carrera deportiva, tuvo dos experiencias olímpicas. Guevara Mora (7 de febrero de 1959), debutó olímpicamente a los 25 años, lo hizo en Los Ángeles 1984, logrando el puesto 35 en la prueba de maratón (2:46:50), segunda mejor ubicación, hasta ese momento, de una atleta peruana en Juegos Olímpicos, detrás de Edith Noeding (pentathlon), 24° en Münich 1972. Ocho años más tarde, Ena repetía ese lugar en Barcelona 1992, aunque empeoraba su rendimiento (3:05:50). Guevara con una extensa trayectoria dentro del atletismo peruano, estuvo presente en eventos a diferentes niveles, como el mundial de Helsinki 1983 (19° en maratón), el Iberoamericano de Barcelona 1983 (cuarta en 3000 y quinta en 1500); los Juegos Panamericanos de Indianapolis 1987 (quinta en maratón) y en los Juegos de la ODESUR, logró plata en Lima 1990 (3000 y 10000 metros).

Vera, con tres aventuras olímpicas

El ecuatoriano Rolando Vera no logró la gloria olímpica, pero tuvo una larga trayectoria atlética, que lo llevó a tomar parte en tres Juegos Olímpicos, iniciando en Seúl 1988, donde se ubicó décimo quinto en 10 mil metros, para Barcelona 1992 incursionó en la maratón (43°), prueba que también corrió en Atlanta 1996 (22°). Las mayores conquistas de Vera estuvieron en América, al ganar consecutivamente, entre 1986 y 1989, la famosa Carrera de San Silvestre, en Sao Paulo, Brasil, único en lograrlo.

Silio, entre el cross y la maratón

El corredor argentino Antonio Fabián Silio tuvo dos participaciones olímpicas, Barcelona 1992, en 10 mil metros (18°) y Atlanta 1996, en maratón (no finalizó). Silio se había iniciado corriendo cross-country y terminó corriendo maratón, prueba en la que ganó el Maratón de Hamburgo en 1995, con 2:09:57, mientras que en la media maratón, fue segundo en el mundial de Newcastle 1992. Aun cuando sus marcas en las pruebas de pista, lo ubican como uno de los mejores de Sudamérica, 13:19.64 en 5000 metros y 27:38.72 en 10000 metros, no logró destaque en ellas.

Tergat, tras la sombra olímpica de Gebrselassie

Los avales olímpicos en las pruebas de pista del kenyano Paul Tergat lo ubican, segundo en Atlanta 1996 y Sydney 2000, siempre en 10 mil metros, coincidió en el tiempo con el etíope Haile Gebrselassie, para Atenas 2004 se había mudado a la maratón y poseía la mejor marca del mundo (2:04:55), pero la carrera ateniense fue un total descalabro para Tergat, ubicándose décimo, al año siguiente ganó la Maratón de New York, no volviendo a vencer en una carrera importante, hasta que ganó en 2009 en la Maratón de Otsu. Tergat posee cinco títulos mundiales en cross country, entre 1995 y 1999, así como dos títulos en media maratón (1999 y 2000).

Gómez, un todo terreno español

Nadie duda que el español Alejandro Gómez fue uno de los grandes fondistas de su país, logró desempeñarse en pruebas que van desde los 1500 metros, hasta la maratón, incluyendo los 3000 con obstáculos, aunque nunca acarició el podio, tuvo tres participaciones olímpicas, Seúl 1988, Barcelona 1992 y Atlanta 1996, donde logró correr la final de 10000 metros (15°) y otras tres mundialistas, Tokio 1991, Gotemburgo 1995 y Sevilla 1999. Sus cuotas personales hablan del nivel alcanzado por Alejandro, 3:39.18, en 1500 metros; 13:20.91, en 5000 metros; 27:39.38, en 10000 metros; 2.07:54, en maratón y 8:33.6, en 3000 con obstáculos.

Baldini, ganador a pesar de todo

El italiano Stefano Baldini ya tenía 33 años cuando accedió a la gloria olímpica, como la mayoría de los corredores, se había iniciado corriendo las pruebas de pista (5000 y 10000 metros), pero no le sonrieron los éxitos, decimoctavo en Atlanta 1996 (10000 metros). Había debutado con pocos palmares en la maratón, en Venecia, en 1995, con 2:11:01, pero en 1997 se ubicó segundo en Londres (2:07:57) y tercero en New York (2:09:31), en los siguientes años, Baldini se fue consolidando en la maratón, aunque tuvo que abandonar en Sydney 2000; en 2001 conquistó bronce mundial en Edmonton, en 2002, aunque se ubicó sexto en Londres, mejoró su marca personal a 2:07:29, acercándose en 2003, con 2:07:56, repitiendo el bronce mundial en París, mientras que en 2004, previo a la cita olímpica de Atenas, corrió el Maratón de Londres en 2:08:37 (sexto). En Atenas, la carrera era liderada por el brasileño Vanderlei de Lima, cuando fue agredido por el intruso Cornelius Horan (kilómetro 36), pero cuando esto ocurrió, Baldini reducía la diferencia que lo separaba de Vanderlei, llegando finalmente primero a la meta, con 2:10:54, segundo italiano en coronarse en la maratón olímpica, luego que Gelindo Bordin, lo hiciera en Los Ángeles 1984.

Eddy Nápoles Cardoso – Cuba (Especial para Atletismo Peruano)

Share.

Comments are closed.

X