Atletas Olímpicos: Baumann, dominó a los africanos en Barcelona 1992

0

En la presente entrega de los Atletas Olímpicos (36), se incluyen el alemán Bauman, dominador de los africanos en Barcelona; el kenyano Kiptanui, quien no pudo lograr un título olímpico; el peruano Muñoz, continuador de la tradición de saltadores de esa nación andina; los españoles Martín Berlanas y Eliseo Martín, insertados en la élite de los obstáculos y el kenyano Kemboi, un ícono en los steeplechase.

Kiptanui, lo tuvo todo, menos un título olímpico

El kenyano Moses Kiptanui marcó toda una época en los 3000 con obstáculos, se dio a conocer en 1990, cuando ocupó el sexto puesto en los 1500 metros, en Rovereto, pero para 1991 se estableció como dominador en la prueba de obstáculos. Kiptanui conquistó tres títulos mundiales, Tokio 1991, Stuttgart 1993 y Gotemburgo 1995. Fue el primer atleta que descendió de los ocho minutos en los 3000 con obstáculos, cuando el 16 de agosto de 1995, logró en Zürich, 7:59.18, acción que repitió el 25 de agosto, en Bruselas, con 7:59.52, pero la gran deuda de Kiptanui fueron los Juegos Olímpicos, comenzando por Barcelona 1992, cita para la que lo dejaron fuera sus paisanos Matthew Birir, Patrick Sang y William Mutwol, luego para Atlanta 1996, se pudo clasificar, tras Matthew Birir y delante de Joseph Keter, pero en la capital del estado de Georgia se realizó una batalla entre kenyanos, donde Keter no creyó, en sus tres títulos, mucho menos, en su récord mundial y lo mandó al segundo puesto.

Baumann, dominó a los africanos en Barcelona 1992

El alemán Dieter Baumann fue, posiblemente uno de los últimos atletas en arrebatarles medallas a los corredores originarios de África en las pruebas de fondo. Baumann tuvo tres oportunidades olímpicas, en dos de ellas, salió con una presea en el cuello, mientras que en la otra, estuvo cerca. En Seúl 1988, sorprendió a muchos con la medalla de plata, secundando al kenyano John Ngugi, en 5000 metros, pero Baumann experimentó una sustancial mejoría, de unos 15 segundos, respecto al año anterior. A Barcelona 1992 llegó con marca de 13:09.03, la tercera (Yobes Ondieki, 13:03.58 y Paul Bitok, 13:08.89) entre todos los corredores y se enfrentó a una verdadera marea africana, con ocho, de los 16 finalistas, procedentes de ese continente, por lo que su triunfo merece todos los honores posibles, atrás quedaron los apellidos Bitok, Bayisa, Boutayeb, Ondieki, Bikila, Issangar, Sambu, Kirui. Lo realizado en Atlanta 1996, merece elogios, habían transcurrido cuatro años, aunque Baumann (13:01.72) se acercó al ruedo africano, estos progresaron mucho más (12:44.39) y no pudo con el empuje de atleta más jóvenes como Venuste Niyongabo, Paul Bitok y Khalid Boulami, todos africanos, pero su cuarto puesto, es la mejor ubicación de un corredor, sin raíces africanas hasta el presente en esta prueba.

Muñoz: manteniendo la tradición peruana

El saltador de altura Hugo Muñoz fue continuador de una tradición de saltadores peruanos, iniciada por los hermanos Abugattas, Roberto, Fernando y Alberto. Muñoz Llerena (10 de enero de 1973), experimentó dos aventuras olímpicas, siendo uno de los ocho atletas peruanos, con dos presencias olímpicas (Inés Melchor, tiene tres). Muñoz había saltado 2.30 en la temporada previa a los Juegos Olímpicos de Atlanta, pero en la capital del estado de Georgia, logró sobrepasar los 2.10 iniciales, en la ronda clasificatoria (Grupo A). Igual suerte corrió en Sydney 2000, pero ahora sobre 2.15. La hoja de servicios de Muñoz, muestra participación en el mundial de Stuttgart 1993 (18qB), el mundial junior de Seúl 1992 (15); los Juegos Panamericanos de Mar del Plata 1995 (NM); Juegos Bolivarianos de Cochabamba 1993 (2); los Juegos ODESUR de Lima 1990 (2), Valencia 1994 (2). Durante 21 años (1995-2016) poseyó el récord peruano de salto de altura, con 2.30 (Arturo Chávez, 2.31).

Martín Berlanas, marcando la diferencia

El español Luis Miguel Martín Berlanas no conquistó podio alguno en sus dos oportunidades olímpicas, Sydney 2000 y Atenas 2004, pero en ambas citas, Luis Miguel constituyó el primer corredor no africano mejor ubicado, con el quinto puesto; en Sydney escoltó a Reuben Kosgei, Wilson Boit Kipketer (KEN), Ali Ezzine (MAR) y Bernard Barmasai (KEN), mientras que en Atenas, lo hacía tras un trío de kenyanos, Ezekiel Kemboi, Brimin Kipruto y Paul Kipsiele Koech y el qatarí Musa Amer Obaid. Estas hazañas de Luis Miguel estaban respaldadas por los progresos que evidenció, entre 1998 y 2004, llegando a correr 8:07.44, récord de España.

Martín, otro de los guerreros ibéricos

Por marcas Eliseo Martín es el segundo corredor español en los 3000 con obstáculos, con 8:09.09, detrás de Luis Miguel Martín (8:07.44) a quien acompañó en dos aventuras olímpicas, como dos guerreros ibéricos contra la armada africana, en Sydney 2000, se ubicó a la saga de Luis Miguel, sexto, mientras que en Atenas 2004, estuvo más rezagado, noveno. Ahora, resulta que Eliseo es uno de los pocos atletas que ha logrado arrebatarles medallas mundiales a los corredores africanos en los “steeplechase”, entre Tokio 1991 y Doha 2019 (Alessandro Lambruschini, Saad Al-Asmari, Bouabdallah Tahri, Mahiedine Mekhissi-Benabbad y Evan Jager).

Kemboi, bailando con autoridad

Al kenyano Ezekiel Kemboi lo pueden ver como el relevo de su paisano Moses Kiptanui, dominador en la primera mitad de los 90s, pero a diferencia de Kiptanui, la autoridad de Kemboi fue mucho mayor, llegando a coronarse en dos oportunidades titular olímpico, con una diferencia de ocho años, entre ellas, Kemboi se dio a conocer a los 19 años (2001), con triunfo en Hania (8.23.66), pero al año siguiente entró en la élite de la prueba, con sus triunfos en el Athletissima de Lausana (8:10.32), en París (8:10.11) y en el Van Damme de Bruselas, este último con 8:06.65. En 2003, año preolímpico, un ex-paisano suyo, Saif Saaeed Shaheen (Stephen Cherono), ahora bajo bandera qatarí, le arrebató en los metros finales de la carrera, el título mundial en París, este acontecimiento no se repetiría al año siguiente en los olímpicos de Atenas. En la capital griega, Kemboi sería el único favorito, los directivos del Comité Olímpico de Kenya, no le dieron el visto bueno para que Shaheen pudiera estar presente por Qatar (amparados por la Carta Olímpica) y Kemboi se encargó de comandar el trío de corredores kenyanos que coparon el podio ateniense. Shaheen se volvió a “burlar” de Kemboi en el mundial de Helsinki, al vencerlo nuevamente y vengar su ausencia olímpica, mientras que Beijing 2008 fue un chasco para Kemboi (séptimo), quien finalmente pudo ganar un título mundial en Berlín 2009, repitiendo en Daegu 2011 y al año siguiente reinó olímpicamente en Londres. En el siguiente ciclo, Ezekiel Kemboi siguió bailando al finalizar, en Moscú 2013 y Beijing 2015, pero fue descalificado en sus cuartos Juegos Olímpicos, Río de Janeiro 2016, luego haber llegado tercero.

Eddy Nápoles Cardoso – Cuba (Especial para Atletismo Peruano)

Share.

Comments are closed.

X