Atletas Olímpicos: Copello, haciéndose justicia bajo bandera turca

0

Una vez transcurrido los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, retomamos la serie Atletas Olímpicos. En algunos artículos, se incluyen participantes en la cita japonesa, mientras que, en otros, continúan apareciendo atletas de las anteriores ediciones. La presente entrega, incluye a la jamaicana Veronica Campbell-Brown, presente en cinco Juegos Olímpicos; el británico Greg Rutherford, brillando en suelo propio; la búlgara Ivet Lalova, con pobre desempeño olímpico; el francés Martinot-Lagarde, aun sin escalar el podio olímpico; el cubano Copello brillando con bandera turca; el estadounidense Claye, relegado a un segundo plano y el peruano Christian Pacheco, con 84.39 kilómetros olímpicos.

Campbell-Brown; entre Sydney y Río de Janeiro

La jamaicana Veronica Campbell-Brown acumula una extensa historia olímpica. Campbell, natural de Trelawny, donde nació, el 15 de mayo de 1982, pudiera ser considerada una velocista prodigia. Con 16 años fue semifinalista mundial junior en Annecy 1998 (100 metros), dos años más tarde reinó en Santiago de Chile (100 y 200), logrando plata en 4×100. Un año antes había triunfado en el mundial de menores de Bydgoszcz (100 y 4×100). El debut olímpico se produjo en Sydney 2000, aunque solo lo hace corriendo el segundo tramo de la posta 4×100, medallista de plata (42.13); para Atenas 2004, partía entre las candidatas al podio, en ambas pruebas, conquistando el título en los 200, la presea de bronce en 100 metros, así como el oro en 4×100; cuatro años después, solo revalidó el título de los 200 metros, con 21.74 (su marca personal); en Londres 2012, sus cuartos Juegos Olímpicos, conquistó plata (4×100) y bronce (100 metros), terminando cuarta en 200 metros; a los 34 años, en Río de Janeiro, conquistó plata en 4×100 y resultó eliminada en la ronda inicial de los 200 metros. Su colección mundialista, incluyen cinco títulos, tres al aire libre y dos bajo techo, siete preseas de plata y una de bronce.

Rutherford; reinando en casa

El británico Greg Rutherford brilló olímpicamente en casa, al conquistar el título en la cita de Londres 2012. Rutherford nacido en Milton Keynes (17 de noviembre de 1986), tuvo su aparición internacional a los 19 años, con salto de 8.14, para ganar el europeo junior de Kaunas, al año siguiente, en categoría absoluta, logra el segundo puesto en Gotemburgo (8.13), pero los éxitos tuvieron un paréntesis en la carrera de Rutherford, eliminado en Osaka 2007 (7.77), noveno en Beijing 2008 (7.84) y quinto en Berlín 2009 (8.17); en 2010 conquista plata en los Juegos de la Commonwealth (8.13), mientras que es eliminado en Daegu 2011 (8.00). La temporada olímpica fue su año, arribó a Londres con el mejor salto, entre todos los participantes, 8.35 (Chula Vista, 3 de mayo) y aunque no logró los 8.10 exigidos (solo Marquise Goodwing y Mauro Vinicio da Silva, ambos con 8.11), se clasificó con 8.08; en la final, dominó desde la segunda ronda, con 8.21, llegando a 8.31 en el cuarto intento, válidos para el título olímpico; el segundo de Gran Bretaña en esta prueba (Lynn Davies, Tokio 1964). Con posterioridad a Londres, sus rendimientos descendieron, siendo eliminado en la cita mundial de Moscú (7.87), pero resurgió en 2014, con 8.51 (líder), reafirmándose en 2015 con el título mundial en Beijing. En 2016 asistió a sus terceros Juegos Olímpicos (Río de Janeiro), logrando la presea de bronce.

Lalova, con poca suerte olímpica

La búlgara Ivet Lalova-Collio fue olímpica por primera ocasión a los 20 años. Lalova nació en Sofía, el 18 de mayo de 1984, hija de una pareja de exatletas búlgaros, Miroslav Lalov y Liliya Petrunova. Ivet comenzó a destacar desde los 15 años, a los 16 fue campeona de su país (100 metros); al año siguiente se ubica cuarta en el mundial de menores (Debrecen) y en 2002, es semifinalista en el mundial junior (Kingston). Con 20 años y marcas de 10.77 y 22.51 arriba a la capital griega para su primera cita olímpica, la que le depara un cuarto puesto (100 metros) y el quinto (200).  Para Beijing 2008 no corrió igual suerte, en 2005 sufrió una grave lesión, teniendo que ser intervenida quirúrgicamente, lo cual la alejó dos temporadas del atletismo, dejándola en desventaja, las consecuencias se expresaron en la cita china, semifinalista en 100 y cuartos de final en 200 metros. En 2011 volvió a descender de los 11.00 segundos (10.96), pero nuevamente en la cita olímpica londinense no estuvo a ese nivel, reeditando las ubicaciones de cuatro años antes, con marcas de 11.31 y 22.98, respectivamente. En Tokio 2020, terminó quinta en la ronda uno de los 200 metros (23.39).

Martinot-Largarde, cerca del podio en Río

Otro vallista salido de los mundiales junior, es el francés Pascal Martinot-Lagarde, titular en Moncton 2010. Martinot-Lagarde ha disputado dos citas olímpicas, Río de Janeiro 2016, donde se ubicó cuarto y Tokio 2020, donde concluyó quinto (13.16). Logró medalla de bronce en el mundial bajo techo de Estambul 2012, en este evento se vio obligado a usar coderas debido al frío existente, prenda que ha continuado usando a manera de amuleto. En la siguiente cita, en Sopot 2014, logró plata.

Copello, haciéndose justicia bajo bandera turca

El vallista Yasmani Copello siempre demostró sus potencialidades en los 400 con vallas, pero en Cuba, los especialistas no contaban con él. Copello nació en La Habana, en 1987 e inició la práctica del atletismo en la capital cubana, compitiendo bajo bandera criolla hasta 2009, dejando su cuota personal en 49.66. Luego, hasta 2013, lo hizo sin el visto bueno de la FCA, logrando en 2014 la nacionalidad turca, siendo el mundial de Beijing 2015 el primer gran evento bajo esa bandera, cita en la que se ubicó sexto. Para los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, quizás para algunos entendidos constituyó una sorpresa, su medalla de bronce, los progresos mostrados por el cubano-turco en la temporada anterior (48.46) y previo a la cita brasileña (48.42), más la carrera en la final olímpica, 47.92, avalan su inclusión en el podio carioca. En el mundial de Londres 2017, escaló un peldaño más (segundo), mientras que en la última edición, Doha 2019, descendió al sexto puesto. Ahora en Tokio 2020 se enroló en una fenomenal carrera, liderada por Karsten Warholm, y aunque no pudo acceder al podio, terminó sexto, pero con nuevo récord turco de 47.81 segundos.

Claye; relegado a un segundo plano

El estadounidense Will Claye es el sexto atleta en la historia del atletismo olímpico que logró medallas en salto de longitud y triple, en una misma edición y el primero en conseguirlo, desde que el japonés Naoto Tajima lo hiciera en Berlín 1936. Claye un producto del Mountain High School de Arizona, se dio a conocer internacionalmente a los 18 años, en 2009, con una dupla de saltos de 7.89 y 17.19, respectivamente. Transcurrido dos años, Claye mostró su talento con saltos de 8.29 y 17.50, mientras que en el mundial de Daegu, se ubicó tercero, en salto de longitud y noveno en triple. La hazaña se materializó en los Juegos Olímpicos de Londres 2012, cuando el 4 de agosto, en una disputada final, escoltó (8.12) en el podio al inglés Rutherford (8.31) y al australiano Mitchell Watt (8.16), cinco días más tarde, era segundo en triple (17.62). Claye ha coincidido en época con su paisano Christian Taylor, quien lo ha relegado a un segundo plano, pero su colección de premios, incluye, además, otra plata olímpica (Río de Janeiro 2016) y medallas de plata en los mundiales de Londres 2017 y Doha 2019, mientras que obtuvo bronce en Moscú 2013. En Tokio 2020, pese a no estar presente Taylor, Claye no mostró sus mejores saltos, viéndose relegado al cuarto puesto (17.44).

Pacheco: dos maratones olímpicas y un título panamericano

El peruano Christian Pacheco, quizás se haya sentido atraído para el atletismo, por su hermano Raúl, 14 años mayor, quien dedicó toda su carrera deportiva al fondo, sobresaliendo la prueba de maratón. Christian también se ha dedicado a correr los 42 kilómetros y 195 metros, siendo su mayor éxito, la conquista del título continental en la cita de Lima 2019, donde realizó 2:10:41, marca que le otorgó el boleto olímpico a Tokio. La cita de la capital japonesa, dilatada un año por la Covid-19, debe haber influido en el aprovechamiento óptimo del buen momento que Pacheco disfrutó entre 2018 y 2019; en Tokio, el corredor peruano se alejó de sus rendimientos inferiores a las 2 horas, 20 minutos, realizando, 2:22:12, ubicándose en el puesto 60. Cuatro años antes, había corrido su primera maratón olímpica, Río de Janeiro, con 2:18:51 (52°); cita donde corrió junto a su hermano Raúl (2:20:13), lugar 66.

Eddy Nápoles Cardoso – Cuba (Especial para Atletismo Peruano)

Share.

Comments are closed.

X