Atletas Olímpicos: Lopes, brillando a los 37 años

0

En esta entrega, aparece la alemana Stecher, heroína en Münich; el etíope Yifter, desafiante en Moscú; el español Prieto, un grande del fondo español; la estadounidense Ashford, longeva velocista; el italiano Cova, último vencedor y el portugués Lopes, un ganador a los 37 años;

Stecher, una alemana triunfadora en Münich

La alemana oriental Renate Stecher, de soltera Meißner, fue la primera velocista que representando a la entonces, Alemania Democrática, escaló a la cima del podio olímpico. Stecher natural de Süptitz, Sajonia (15 de mayo de 1950), debutó internacionalmente en 1969, con la presea de plata en el europeo de Atenas. Cuando se celebran los olímpicos de Münich 1972, ya Stecher dominaba el escenario, por lo que era considerada la principal candidata al oro en 100 y 200 metros; sus triunfos fueron acompañados con par de récords mundiales, 11.07 y 22.40, respectivamente. Una segunda oportunidad olímpica la tuvo en Montreal 1976, pero cedió en 100 metros, ante la alemana occidental Annegret Richter, mientras que era tercera en 200, como consuelo, logró el título en la posta 4×100. Renate contrajo matrimonio con Gerd Stecher (vallista), tomando de este el apellido Stecher

Yifter, reinó en Moscú 1980

El etíope Mirus Yifter nacido en la región de Tigray, durante su infancia y adolescencia, no pensó en practicar el atletismo, laboró como operario en una fábrica y fue conductor de carruajes, pero al alistarse en el ejército, inicia sus andares atléticos. La primera clarinada de su grandeza la ofreció en Münich 1972, con bronce en 10000 metros, no pudo con el finés Lasse Viren y el belga Emiel Puttemans, el desquite no pudo ser en Montreal 1976, por el boicot africano, tampoco Yifter vivía sus mejor momento deportivo (13:24.4 y 28:26.4), como para vencer a Viren, algo que aconteció en Moscú 1980, donde Yifter logró un sonado doblete, mientras que Viren, apenas fue quinto en 10000 metros.

Prieto, un español en la élite del fondo

El español Antonio Prieto es considerado uno de los grandes corredores de fondo en España, aun cuando en sus archivos no se aprecian medallas en los grandes eventos. Prieto había debutado olímpicamente en Moscú 1980, pero no logró terminar en los 10 mil metros, en Los Ángeles 1984 no logró clasificarse para la final, mientras que en Seúl 1988, se ubicó décimo. Sus éxitos internacionales se localizan en los mundiales de Cross-Country, con bronce por equipo en Aix Les Bain (1990) y Amberes (1991).

Ashford, longeva entre Montreal y Barcelona

La estadounidense Evelyn Ashford debió estar presente en cinco Juegos Olímpicos. Ashford nacida en Shreveport, Luisiana (15 de abril de 1957), a los 19 años, siendo estudiante de la Universidad de California, logró el tercer cupo olímpico en los Triales de Eugene, en 1976. A Montreal viajó con pocas opciones, las alemanas, orientales y occidentales, ocupaban los primeros puestos en el listado anual, además, era la escolta de sus paisanas Brenda Morehead y Chandra Cheeseborough, pero en el escenario olímpico Ashford lo hizo mejor que sus antecesoras, terminando quinta. Para Moscú 1980, que pudieron ser sus segundos Juegos Olímpicos, llegaba como una de las candidatas a la cima del podio, la temporada previa había sido fabulosa, en Montreal durante la Copa del Mundo, derrotó a las poseedoras de los récords mundiales, en 100 y 200 metros, las alemanas Marlies Göhr y Marta Koch, ese año, además, conquistó los títulos panamericanos en San Juan y bajó por primera ocasión de los 11.00 segundos, en 100 metros, con 10.97 (Walnut). Aparte del boicot estadounidense, una lesión le había impedido tomar parte en el selectivo de Eugene. Durante el ciclo 1981-1984, Ashford se consolidó como la reina de la velocidad, con 10.79 (Colorado Spring, 3 de julio de 1983). La campaña olímpica de Ashford fue exitosa, ausente la alemana Marlies Göhr (10.84), su principal rival, la estadounidense dominó con comodidad las cuatro carreras (11.06, 11.21 y 11.03), incluida la final, fase donde derrotó ampliamente (10.97) a su paisana Alice Brown (11.13) y a la jamaicana Merlene Ottey (11.16). Posterior a Los Ángeles, el 22 de agosto, aconteció en Zürich el enfrentamiento Göhr-Ashford, con triunfo de la estadounidense, marcando récord mundial de 10.76 segundos. La tercera oportunidad olímpica llegó en 1988, en los Triales de Indianapolis, había secundado (10.81) a la fenomenal Florence Griffith-Joyner, idéntica ubicación logró en Seúl (10.83). A los 35 años, lograba Evelyn Ashford su cuarto boleto olímpico (New Orleans), este con destino a Barcelona 1992, cita en la que avanzó hasta las semifinales (11.29) y a punto estuvo de incluirse en la final, pero la cubana Liliana Allen, se lo impidió (11.28). Su colección olímpica se completa con otros tres títulos olímpicos (4×100).

Cova, venció antes la llegada de los africanos

El italiano Alberto Cova fue uno de los últimos europeos que logró imponerse en las pruebas de fondo, antes del arribo masivo de los corredores africanos. Internacionalmente se había dado a conocer en 1981 (13:27.20 y 28:29.12). Para 1983, ya era uno de los mejores corredores de 10 mil metros, ese año ganó el título mundial en Helsinki, aval que lo colocaba entre los favoritos, junto al portugués Fernando Mamede, quien a mitad de la carrera abandonó, dejando a Cova como único candidato al título y el italiano cumplió su cometido, venciendo con 27:47.54, el británico Michael McLeod (28:06.22) fue segundo.

Lopes, brillando a los 37 años

Cuando se dice Carlos Alberto de Sousa, pocos lo asocian con el afamado corredor portugués, más conocido como Carlos Lopes, quien nació en Vildemoinhos en 1947. Lopes, antes de practicar atletismo, fue minero y jugador de fútbol en el equipo de la localidad. En 1966 es que se dedica al atletismo, ese año terminó tercero en el nacional de cross-country, entre los juveniles. Con más penas, que glorias, estuvo presente en Münich 1972, pero en Montreal 1976, solo cedió ante el finés Lasse Viren (10000 metros), pero luego una tendinitis, estuvo a punto de poner fin a su carrera, también se vio obligado a darle la espalda a Moscú 1980, al Portugal respaldar el boicot de Estados Unidos. Con 35 años, poco podría lograr en las pruebas de pista, entonces decide probar fortuna en la maratón, el debut parecía de ensueño, en la Maratón de New York, mientras lideraba la carrera sobre los 30 kilómetros, sufre un encontronazo con una espectadora, que lo obliga a retirarse. En 1983 participó en el Maratón de Rotterdam, carrera que puede considerarse un rotundo éxito, al terminar segundo (Robert de Castella), con récord de Europa, 2:08:39. En 1984, inicia triunfando en el mundial de Cross-Country, en New Jersey, mientras que próximo a los Juegos Olímpicos de Los Ángeles, el 2 de julio, en Estocolmo, “colabora” con su paisano Fernando Mamede, para que este logre el récord mundial de 10 metros (27:13.81), mientras Lopes realiza su mejor marca personal, con 27:17.48. En la cita angelina, estaba claro que su única prueba sería la maratón, evento que coincidía con la clausura de los Juegos, en condiciones climáticas bastante adversas, otros eran los favoritos, el australiano de Castella y el local Alberto Zalazar, pero Lopes corrió inteligentemente, reservándose para los kilómetros finales e inició el remate sobre el kilómetro 38, aumentando su ventaja, llegando a la meta con récord olímpico de 2:09:21 horas, marca que perduró hasta Beijing 2008, además, su título fue el primero para Portugal en la historia del atletismo olímpico. Al regreso a casa, fue recibido con todos los honores, le fue otorgada la Gran Cruz de la Orden del Infante. Lopes se despidió en 1985, en la Maratón de Rotterdam, con 2:07:12, la mejor marca del mundo.

Eddy Nápoles Cardoso – Cuba (Especial para Atletismo Peruano)

Share.

Comments are closed.

X