Atletas olímpicos, La “Era de Usain Bolt”

0

En este capítulo les presentó detalles sobre el desempeño del brasileño Vanderlei de Lima, quien fue derribado por un intruso, del español Manuel Martínez, del fenómeno jamaicano Usain Bolt, que marcó un era en el atletismo mundial; de los kenyanos Samuel Wanjiru y Pamela Jelimo y del británico Mo Farah.

Vanderlei, por un maldito intruso

En las pruebas de maratón de los Juegos Olímpicos han ocurrido cada acontecimientos, que van desde, montarse en un auto, hasta ser atropellado y empujado en el trayecto. Esto último le ocurrió al brasileño Vanderlei de Lima cuando avanzaba en solitario (kilómetros 36) hacia el Estadio Olímpico de Atenas. Resulta que Vanderlei fue agredido por el sacerdote irlandés Cornelius Horan, quien lo empujó hasta derribarlo, el corredor brasileño fue ayudado a reincorporarse por el público, pero no pudo mantener el liderazgo de la carrera, siendo adelantado por el italiano Stefano Baldini y por el estadounidense Mebrahtom Keflezighi. Su entrada al Estadio Panathinaiko significó una ovación del público asistente, su esfuerzo y deportividad fue reconocido con la Medalla Pierre de Coubertin. Vanderlei había corrido la maratón de los Juegos de Sydney 2000, finalizando en el puesto 75.

Martínez, un “superman” español

El balista español Manuel Martínez tuvo una extensa carrera deportiva que lo llevó a estar presente, entre otros eventos, en siete mundiales al aire libre y cuatro Juegos Olímpicos, en estos últimos, conquistó bronce en Atenas 2004. Antes había estado en Atlanta (13), Sydney (6) y Beijing (14). Fuera del ámbito atlético Manuel, apodado Superman Martínez, desplegado una amplia ejecución, realizando exposiciones de esculturas (Manos) y pinturas (Onírica Blasfemia), así como otra denominada El Orangután Pendenciero. “Man” Martínez integró el grupo de música folk Runa Manaz. Tiene participación en seriales (La Fuga) y películas (Estigmas y Capitán Trueno y el Santo Grial).

La “Era de Usain Bolt”

La historia sobresaliente del jamaicano Usain Bolt se inicia en los Juegos Olímpicos de Beijing 2008, donde impactó al mundo deportivo con sus tres récords mundiales, 9.69 en 100 metros, 19.30 en 200 metros y 37.10 en 4×100, pero el nacido en la parroquia de Tretawny, con apenas 18 años tuvo una fugaz aparición en Atenas 2004 durante la ronda uno de los 200 metros (21.05). Hasta la temporada 2008, Bolt solo había corrido en una ocasión los 100 metros, el 18 de julio de 2007, en Réthimno, con crono de 10.03, un excelente resultado para debutantes. Sus potencialidades, inicialmente, estaban centradas en los 200 metros, pero este argumento debe haber pesado a la hora de encarar la temporada olímpica, cuyo debut en 100 metros realizó, el 8 de marzo, en Spanish Town, con el mismo tiempo de su única carrera, hasta ese momento, pero el 31 de mayo, en New York fijó su marca en 9.72, listo para la cita olímpica, cuyos resultados ya conocemos. En el tránsito hasta Londres 2012, Bolt siguió siendo el dominador de ambas pruebas, solo cedió por descalificación en el mundial de Daegú, en 100 metros. En la capital inglesa, sin llegar a sus cuotas históricas, reinó con facilidad, con 9.63 y 19.34, en ambas pruebas lo secundó su paisano Yohan Blake, el tercer títulos, como en Beijing, lo aportó la posta 4×100. Los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro representaron, quizás, el evento más difícil en la carrera deportiva de Bolt (en los 100 metros), porque sus rendimientos iban descendiendo, los adversarios creciendo y tendría la presión de seguir manteniendo su reinado. En la final de los 100 metros, Bolt con una pésima arrancada, cuando parecía que cedía ante el estadounidense Justin Gatlin, este al verse delante del jamaicano se traicionó así mismo y fue absorbido en los metros finales; mientras que, una vez más, volvía a pasear los 200 metros, el tercer título en Río y el noveno en el concierto olímpico llegó en el relevo 4×100. Los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro representaban su adiós al atletismo, pero extendió una temporada más y se fue con bronce en el mundial de Londres 2017. Fuera del atletismo, Bolt siempre manifestó ser un fans del Manchester United, por lo que intentó vincularse con algún club, pero sus aspiraciones, hasta el momento han quedado en eso.

Wanjiru, un kenyano japonizado

La historia del kenyano Samuel Wanjiru está llena de matices sorprendentes, nació en Nyahururu, Kenya y allí inició la práctica del atletismo, pero a los 16 años se fue a vivir a Sendai, en la Prefectura de Miyagi, en Japón. En 2005 se integra al Club Toyota Kyushu, en Fukuoka, entrenando con Koichi Morishita, medallista de plata en Barcelona 1992. Entre 2005 y 2007, poseyó en dos oportunidades el récord mundial de media maratón, corriendo la primera maratón en 2:06:39 horas, el 2 de diciembre de 2007, en Fukuoka. En el año olímpico fue segundo en la Maratón de Londres (2:05:24). La carrera en Beijing fue relativamente rápida, sobre los 20 kilómetros, lideraban Wanjiru, Mrtin Lel, Deriba Merga, Yonas Kifle y Jaouad Gharib; faltando cuatro kilómetros, Wanjiru lanzó el ataque final, llegando a la meta con récord olímpico, 2:06:32 horas. Posterior a Beijing, realizó su mejor marca personal, 2:05:10, en el Maratón de Londres. Se comenta que en 2010 amenazó con un fusil AK 47 a su esposa Triza Njeri, un año más tarde, el 14 de mayo, en situaciones no aclaradas, fallece Wanjiru, al caer desde el balcón de su en Nyahururu.

Jelimo, todo en una temporada

La kenyana Pamela Jelimo es un caso sui generis en el atletismo, estuvo de paso en los Juegos Olímpicos, triunfó y se marchó. Jelimo a los 18 años se coronó titular africana en 400 metros y a los 19 años, ganó el título olímpico. Paradójicamente, su debut en los 800 metros se produce en la temporada 2008, específicamente, el 19 de abril en Nairobi; luego se sucedieron Addis Abeba (1:58.70), donde derrotó a María Mutola; Hengelo, Berlín, Oslo, Nairobi, Roma y París, antes de llegar a Beijing, carreras que introdujeron los “ingredientes necesarios” para propiciar un resultado excepcional en la capital China, como complemento, es oportuno expresar que Jelimo corrió 52.78 en 400 metros, el 26 de junio en Nairobi. Ya en los Juegos Olímpicos, dominó la tercera serie eliminatoria (2:03.18); también ganó el heat dos, en semifinales (1:57.31); en la final lideró la carrera desde el inicio arribando solitaria a la meta con tiempo de 1:54.87, nuevo récord mundial juvenil y primado africano. Con el título olímpico acuesta, apretó el acelerador en Zürich, el 29 de agosto, logrando 1:54.01 minutos, mejorando los anteriores primados y colocándose tercera en el listado histórico (Jarmila Kratochvilova y Nadezhda Olizarenko). Lo realizado esa temporada fue lo mejor de su corta trayectoria atlética (1:59.49, en 2009 y 2:01.52 en 2010), trató de regresar en 2012, su mejor desempeño fue de 1:56.76 en Heusden y se ubicó cuarta en los Juegos Olímpicos de Londres, co 1:57.59 minutos.

Farah, una “cuña” africana

La historia de Mohamed “Mo” Farah es como la de muchos atletas, sobre todo, africanos, que en los “tiempos modernos” adquieren una nueva nacionalidad. Farah nació en Mogadiscio, Somalia, pero a los 10 año de edad llegó a Inglaterra como refugiado, estableciéndose en Londres, estudió en el Feltham Community Collage, allí jugando fútbol es detectado por el profesor Alan Walkinson, dedicándose en lo adelante al atletismo. Sus primeros éxitos fueron en el cross cuontry, logrando medalla de plata en el europeo junior de 2001. Su trayectoria inicial recoge citas mundiales y europeas (Valencia, Osaka, Gotemburgo). Aunque estuvo en Beijing 2008, su historia olímpica se inició, a lo grande, en Londres 2012, conquistando los títulos en 5000 y 10000 metros, en ambas distancias, venció por estrecho margen, al etíope Dejen Gebremeskel y al estadounidense Galen Rupp. En la ruta hasta Río de Janeiro 2016, sumó los títulos mundiales en Moscú (5000 y 10000 metros) y Beijing (10000 metros), ya en la cita olímpica brasileña, volvió a dominar ambas pruebas, reeditando la hazaña del finés Lasse Viren en Münich y Montreal. Farah, aunque nacido en África, se formó en Europa y es el único corredor que ha podido vencer a sus homólogos africanos, desde que el alemán Dieter Baumann, venciera en 5000 metros, en Barcelona 1992 y el italiano Alberto Cova lo hiciera en 10000metros, en Los Ángeles 1984. Mo Farah es uno de los atletas más polivalentes de la historia en las pruebas de medio fondo y fondo, con 3:28.81 en 1500 metros, 12:53.11 en 5000 metros; 26:46.57 en 10000 metros y 2:05:39 en maratón. En los últimos años Farah ha formado parte del “Proyecto Oregon” bajo las orientaciones del cubano-estadounidense Alberto Salazar, desligándose de este en fecha reciente.

Eddy Nápoles Cardoso – Cuba (Especial para Atletismo Peruano)

Share.

Comments are closed.

X