Atletas Olímpicos: Llopart, abrió la puerta a las medallas

0

En esta entrega aparecen varios atletas, algunos con medallas, otros no, pero todos estuvieron el placer de ser olímpicos, como el húngaro Major, con títulos europeos, el estadounidense Oldfield, un adelantado a su tempo; el británico Capes, que ganó un título, entre los más fuertes del mundo; el irlandés Coghlan, un millero; el cubano Pérez Dueñas, el primero en poseer un récord mundial absoluto (Cuba); el español Llopart, iniciador de la ruta a las medallas (España); entre otros.

Major, más veterano y mejor

Aunque el saltador de altura húngaro István Major no destacó a nivel olímpico, séptimo en Münich 1972, si logró eslabonar una amplia trayectoria en esta prueba, que lo llevaron a ganar tres título europeos, Sofía 1971, Grenoble 1972 y Rotterdam 1973, además de lograr plata en Gotemburgo 1974, también fue segundo en las Universiadas de Moscú 1973 y Roma 1975. Compitiendo entre los veteranos, en 1990 ganó otro título europeo, con salto de 2.07 metros, marca que permanece aún imbatible. Luego, radicado en Canadá, ya con 55 años, saltó 1.85, récord canadiense.

Oldfield, un profesional adelantado

El estadounidense Brian Oldfield tuvo una única participación olímpica, ésta en Münich 1972, donde se ubicó sexto (20.91). El 10 de mayo de 1975, logró un envío  de 22.86 metros, primer humano en enviar la bala más allá de los 22.00 metros, pero Oldfield había sido declarado profesional, por lo que esta marca no fue considerado récord mundial. Oldfield fue excluido de las competencias atléticas, aunque siguió apareciendo en los listados anuales, entre 1979 y 1988. En 1980 tomó parte los Triales de Eugene, donde fue cuarto (20.53), en 1984, lo hizo los de Los Ángeles y en 1988, en los de Indianapolis. Oldfield tomó parte en 1978 en la competencia El hombre más fuerte del mundo, terminando en el séptimo puesto.

Capes, sin gloria olímpica, pero el más fuerte

El británico Georff Capes, impulsión de la bala, no ganó celebridad por su participación olímpica, quinto en Moscú 1980 y sexto en Montreal 1976, fueron sus únicas realizaciones, pero en 1983 Capes conquistó el título de El hombre más fuerte del mundo, triunfo que repitió en 1985, en sus archivos acumuló, además, el segundo puesto en las ediciones de 1981 y 1986 y el tercero en 1980. Capes ganó otros premios, pero como criador de periquitos.

Coghlan, sin medallas olímpicas, pero rey indoor en la milla

El irlandés Eamonn Coghlan no consiguió redactar una brillante trayectoria olímpica, cuarto en Montreal 1976 (1500 metros) y Moscú 1980 (5000 metros), pero logró destacar en el ámbito de la milla, distancia donde llegó a poseer en tres oportunidades el récord mundial en sala. Desde pequeño residió en Estados Unidos, vinculado al Club Villanova, sus mayores éxitos fueron en competencias en sala, aunque en 1983 conquistó el título en el mundial de Helsinki (5000 metros). En 1994, con 41 años, se convirtió en la primera persona mayor de 40 años en romper la barrera de los 4 minutos en la milla (bajo techo), con 3:58.15.

Pérez Dueñas, un ícono cubano sin suerte olímpica

El cubano Pedro Pérez Dueñas tuvo dos participaciones olímpicas, luego de su récord mundial en salto triple en Cali 1971, Münich 1972 y Montreal 1976. A la cita alemana llegó resentido de una lesión (Varsovia, 9 de agosto), solo logró 15.72, quedando eliminado, mientras que en la cita canadiense, se ubicó cuarto, con 16.81, cediendo el bronce con el último salto del brasileño Joao Carlos de Oliveira (16.90). Como dato curioso está que Pérez Dueñas solo logro saltos sobre los 17.00 metros, el 5 de agosto de 1971, cuando implantó el récord del mundo, siendo esta su secuencia, 16.92, 17.40 (RM), 14.00, 17.12, 17.15 y 17.25, mientras que los Centroacaribes de Dominicana 1974, lo hizo con aire mayor a 2.0 m/s (17.01).

Llopart, abrió las puertas a las medallas

Jordi Llopart fue todo un ícono en el atletismo español, es que el nacido en Prat de Llobregat, Barcelona, conquistó la primera medalla de España en Juegos Olímpicos, plata en Moscú 1980, en los 50 kilómetros de caminata, luego, fue séptimo en Los Ángeles 1984 y 13° en Seúl 1988, a pesar de realizar el mejor tiempo de las tres ediciones, con 3:48:09 horas. Llopart durante su carrera deportiva, fue entrenado por su padre Moisés, quien también entrenó a José Marín, otra leyenda de la marcha deportiva española. Llopart ha laborado como entrenador, siendo Daniel Plaza, titular en Barcelona 1992, uno de sus máximos exponentes. Además, fue fundador de la Asociación Española de Marcha Atlética y miembro de la sección de atletismo del Barcelona FC. Sus cuotas personales fueron, 1.24:54 (1986) y 3:44:33 (Reus, 26 de agosto de 1979). Llopart recién falleció, el 11 de noviembre de 2020. Llopart abrió las puertas a las medallas olímpicas, luego vinieron Abascal, Cacho, Plaza, Peñalver, García Chico, Massana y otros.

Ramón, a Malinowski, eternamente agradecido

El español Domingo Ramón tuvo dos participaciones olímpicas, ambas, en el inicio de la aparición de los kenyanos en la prueba de 3000 con obstáculos, aunque en Moscú 1980, no estuvieron presentes por secundar el boicot estadounidense, cita donde Ramón coqueteó con la presea de bronce, pero no pudo con el etíope Esheto Tura y fue cuarto, mientras que en Los Ángeles se ubicó sexto. En Moscú 1980 entabló una gran amistad con el polaco Bronislaw Malinowski, a la postre ganador, quien le prestó un par de zapatillas (Adidas) para que el alicantino corriera la ronda semifinal, Ramón escoltó a Malinowski en la serie dos. Ramón en agradecimiento, ha asistido a la ciudad polaca de Grudziadz, donde se ha disputado el Memorial Malinowski, para rendirle homenaje a su amigo, fallecido en un accidente de tránsito en 1981.

Cabrejas, brilló como entrenador

El español Roberto Cabrejas tuvo una efímera participación olímpica, 16° en salto de altura, en Moscú 1980, pero a nivel nacional, llegó a implantar récord de España en cuatro oportunidades, militando en el Tolosa FC. Luego graduado en Educación Física por el INEF, ejecutó una brillante trayectoria como entrenador, teniendo bajo sus orientaciones a dos íconos del atletismo español, el saltador de longitud Antonio Corgos (olímpico en Moscú, Los Ángeles y Seúl) y el vallista Carlos Sala (Seúl). Cabrejas falleció en 2001, víctima de un accidente de tránsito.

Gummt, de la pista de atletismo a la de hielo

El alemán Steffen Grummt, en aquel momento, bajo pabellón de Alemania Democrática, compitió en Moscú 1980 en la prueba de decathlon, ocupando el octavo puesto (7892), pero cinco años más tarde, se subió a un bobsleigh, logrando medalla de plata, junto a Detlef Richter en el mundial celebrado en Cervinia, Italia.

Eddy Nápoles Cardoso – Cuba (Especial para Atletismo Peruano)

Share.

Comments are closed.

X