Atletas Olímpicos: Sjöberg, único con tres preseas olímpicas

0

En la presente entrega de los Atletas Olímpicos (39), se incluyen, la alemana Richter, titular en Montreal; el cubano Casañas, dos veces segundo; el peruano Elías, olímpico en Moscú; el alemán Schmidt, a la sombra de Moses; el húngaro Szalma, con larga trayectoria atlética; el español Moracho, a gran nivel; el sueco Sjöberg, único saltador de altura con tres preseas olímpicas.

Richter, se desquita en Montreal

La alemana occidental Annegret Richter tuvo dos experiencias olímpicas, logrando el título en la segunda, de ellas. Richter natural de Durtmund, Renania del Norte (13 de octubre de 1950), se dio a conocer internacionalmente en 1971 en los europeos de Helsinki, al conquistar la medalla de oro integrando el relevo 4×100. En 1972 tomó parte en los Juegos Olímpicos celebrados en su país (Münich), ubicándose quinta en la final de 100 metros y logrando el título en la posta 4×100. Durante el ciclo 1973-1976, Annegret continuó progresando, pero sus rendimientos no la ubicaban con acceso al podio en Montreal (11.1 y 23.0), su paisana del Este, Renate Stecher seguía dominando el panorama previo a la cita olímpica (11.13 y 22.44), pero el 24 de julio, al iniciarse las acciones competitivas, en los 100 metros (F), el horizonte cambió, Annegret cerró la ronda uno, corriendo 11.19, para ganar el exigente heat 6, donde estaban, Stecher (11.21), Evelyn Ashford (11.25) y Deborah Wells (11.25), entre otras. En cuartos de final mostró sus potencialidades, con 11.05, segunda mejor marca electrónica de todos los tiempos (11.04, Ingeborg Helten) y en semifinal marcó récord mundial, con 11.01, mientras que Stecher había repetido el 11.10 (cuartos de final). Al correrse la final, Richter partía como favorita, condición que reafirmó, al vencer, con 11.08, atrás quedaron, Stecher (11.13), Helten (11.17) y la australiana Boyle (11.23). Posterior a Montreal no volvió a destacar, conquistó bronce en la Copa del Mundo de Montreal 1979. Su retiro aconteció en 1980.

Casañas, doble medallista olímpico

El cubano Alejandro Casañas fue uno de los mejores vallistas de los años 70 (110 con vallas), tuvo tres oportunidades olímpicas, la primera fue en Münich 1972, cita a la que llegó con solo 18 años, pero una lesión lo hizo abandonar, mientras corría su serie eliminatoria. A Montreal 1976, arribó como uno de los favoritos a medallas (Guy Drut, Willie Davenport y Charles Foster), en semifinales corrió 13.34, pero en la final estaría el francés Guy Drut, todo un consagrado, quien había dominado el listado las temporadas previas y Montreal no fue la excepción, Casañas (13.33) tuvo que admitir el triunfo de Drut (13.30), por solo tres centésimas. Para Moscú 1980, su tercera cita olímpica, tendría un “alivio” obligado, con la ausencia de los estadounidenses Renaldo Nehemiah (13.21), Dedy Cooper (13.39) y Tony Campbell (13.44), debido al boicot de Estados Unidos, pero el alemán Thomas Munkelt (13.39) se encargó, ahora por estrecho margen, de dejarlo nuevamente con la presea de plata, ya no habría otra oportunidad olímpica para Casañas, pues Cuba se alió al boicot soviético a la cita de Los Ángeles 1984. Casañas logró el récord mundial en 1977, con 13.21 segundos, en una memorable jornada para Cuba en Sofia (21 de agosto), donde, también Alberto Juantorena mejoraba el primado de los 800 metros (1:43.44), pero en la siguiente temporada apareció el estadounidense Renaldo Nehemiah, un vallista al que Casañas nunca pudo vencer y quien en 1979 le arrebató el récord mundial, con 13.16 (14 de abril).

Elías; olímpico en Moscú

El peruano José Luis Elías fue olímpico en Moscú 1980, lo hizo en los 100 metros, prueba en la que realizó una sola carrera, octavo puesto en la serie 9, con 13.66 segundos. En citas Bolivarianas, Elías fue medallista de plata en La Paz 1977 (4×100), quinto en 100 metros y sexto en 200 metros; en Barquisimeto, se ubicó cuarto (4×100) y séptimo (100 metros). En Juegos de la ODESUR, conquistó dos preseas en La Paz 1978, plata en 100 y bronce en 200 metros.

Schmitd, a la sombra de Moses

El alemán Harald Schmitd tuvo tres participaciones olímpicas, pero siempre estuvo a la sombra de una estrella, Edwin Moses. A Montreal 1976 asistió con 19 años y avanzó hasta semifinales, fase en la que resultó descalificado; no pudo competir en Moscú 1980, debido al boicot liderado por Estados Unidos y secundado por varios países, entre ellos, la entonces Alemania Federal. A Los Ángeles 1984 arribó como favorito al segundo puesto (47.68), aspirar al primero, imposible, pero, descontando a Moses, no pudo impedir que Danny Harris (49.13) lo relegara al tercer puesto (49.19). Por último, para Seúl 1988, ya Schmitd no estaba entre los candidatos al podio, ubicándose séptimo. Otros eventos en los que secundó a Edwin Moses fueron, las Copa del Mundo de Dusseldorf 1977 (3) y Montreal 1979, los mundiales de Helsinki 1983 y Roma 1987 (3), Schmitd fue el último que derrotó a Moses, antes de que este iniciara su cadena de 122 carreras sin perder, el hecho tuvo lugar en el ISTAF de Berlín (26 de agosto de 1977). El desempeño de Schmitd no se enmarcó solamente a los 400 con vallas, logrando destacar en 200 metros (20.68), en 400 metros (44.92) y 800 metros (1:44.83).

Szalma; con larga trayectoria atlética

El húngaro Laszlo Szalma no logró una presea olímpica, en tres incursiones a este nivel, en las dos primeras, se insertó entre los ocho mejores, cuarto en Moscú 1980 y sexto en Seúl 1988, mientras que era eliminado (7.47) en Barcelona 1992. Szalma marcó una larga trayectoria en el salto de longitud, desde que debutó, a los 19 años, en Budapest, el 21 de agosto de 1976, con 7.81; hasta su despedida, a los 35 años, el 20 de junio de 1992 (7.91). En 1977, conquistó su primer premio en los Campeonatos de Europa en sala, con bronce en San Sebastián, al año siguiente ganó el título en Milán, presea que reeditó cinco años más tarde, en Budapest, siendo plata en El Pireo 1985, Madrid 1986 y Budapest 1988. Su mayor conquista al máximo nivel, fue la medalla de bronce en la Copa del Mundo de Canberra 1985, escoltando (7.95) a Mike Conley (8.20) y Robert Emmiyan (8.09), pero unos meses antes había sido cuarto en Paris (sala), ubicación que repitió en el mundial de Budapest 1989, terminando sexto en Indianapolis 1987. Su marca personal quedó acreditada en 8.30 metros (Budapest, 7 de julio de 1985).

Moracho, al nivel de su momento

El español Javier Moracho es considerado uno de los mejores vallistas de su país, su desempeño se enmarcó entre 1976 y 1989, período en el cual tuvo presencia en tres citas olímpicas, iniciando en Moscú 1980, donde único logró correr la final de los 110 con vallas, séptimo puesto; en Los Ángeles 1984, quedó varado en semifinales (13.89), el canadiense Jeff Glass (13.88) le quitó el último boleto finalista en la serie uno; mientras que en Seúl 1988, a los 31 años, solo pudo llegar a cuartos de final (13.88). En 1985, corriendo 60 con vallas, conquistó medalla de plata en los denominados Juegos Mundiales en Pista Cubierta, celebrados en París, el embrión de los actuales Campeonatos Mundiales Indoor Moracho dejó una marca personal de 13.42 segundos, lograda en Barcelona (16 de agosto de 1987), en una reñida carrera con Carlos Sala (13.44), el otro vallista español con destaque en esa época y con quien mantuvo gran rivalidad.

Sjöberg, único con tres preseas olímpicas

El saltador sueco Patrik Sjöberg posee sus particularidades, entre los saltadores de altura. Sjöberg estuvo presente en tres Juegos Olímpicos y en cada uno de ellos, sacó una medalla, único en lograrlo en esta prueba. Debutó a los 19 años en Los Ángeles 1984, conquistando medalla de plata, metal que reedito en Barcelona 1992, mientras que en Seúl 1988 obtuvo bronce, compartido con el entonces soviético Rudolf Povarnitsin, también había clasificado para Atlanta 1996, pero una lesión lo dejó fuera. Con 18 años, Sjöberg saltó 2.33, marca que lo llevó a incluirse en el primero, de los cuatro mundiales, en que participó, allí en Helsinki 1983 se ubicó onceno, pero conquistó el título en Roma 1987, mientras que ocupó el séptimo puesto en Tokio 1991 y se despidió con el sexto lugar en Gotemburgo 1995. A pesar de ser uno de los mejores saltadores en recintos techados, no logró titularse en estas citas mundiales, siendo medallista de plata en Toronto 1993 y bronce en Budapest 1989, aunque ganó la competencia que sirvió de embrión a los mundiales bajo techo, los Juegos Mundiales en Pista Cubierta, celebrados en París, en 1985. Sjöberg es uno de los pocos saltadores (6) que han poseído el récord mundial, al aire libre (2.42, Estocolmo, 30 de junio de 1987) y bajo techo (2.38, Berlín, 22 de febrero de 1985 y 2.41, Pireaus, 1° de febrero de 1987).

Eddy Nápoles Cardoso – Cuba (Especial para Atletismo Peruano)

Share.

Comments are closed.

X