Deshidratación tumbó a la keniata Recho Kosgei a metros de ganar la maratón de Varsovia

0

La desgarradora imagen del desfallecimiento de la atleta keniata Recho Kosgei está dando la vuelta al mundo. La atleta keniata, que lideraba la prueba del maratón de Varsovia, se vino abajo a falta de tan solo 820 metros para la línea de meta.

Kosgei, que según su entrenador, sufrió una deshidratación al no poder beber ningún líquido en los avituallamientos de los kilómetros 30, 35 y 40, estuvo tirada en el suelo intentando levantarse durante seis minutos que se hicieron eternos. Nadie de la organización fue a socorrerla.

Tras un minuto y medio de agobio, llegó a su altura la etíope Bekelu Beji que pasó de largo anotándose el triunfo con un tiempo de 2h35’08″. Sí que se paró ante la estampa de zozobra que presenció, el representante masculino de Eslovaquia, Marek Hladik, que perdió la décima plaza al intentar auxiliar a la atleta keniata.

Tras difundirse las duras imágenes por las redes sociales, a la organización del maratón de Varsovia, que por su dureza se le conoce como “el muro” o “la pared”, le han llovido las críticas. La organización intentaba defender lo indefendible: «Kosgei se encontraba consciente y su vida no corría peligro. Ella misma indicó que seguía tratando de reincorporarse para seguir.

Mientras ella luchaba por ponerse de pie había un vehículo oficial detenido monotorizando la situación hasta que llegó la ambulancia». Ampararse en que la atleta sería descalificada en caso de recibir ayuda, cuando Kosgei estuvo 6 minutos en el suelo tambaleándose de lado a lado, es de una bajeza moral tremenda y de tener menos luces que la casa del terror. ¿No se debería interponer la salud de una atleta por encima del reglamento?

Kosgei, aturdida, describe cómo vivió esos angustiosos momentos: «Cuando me veo en el vídeo sólo sé que realmente quería levantarme y seguir adelante. Fue una tortura, vi a la atleta de Etiopía pasarme y sabía que el juego había terminado. Pero doy gracias a Dios que estoy sana. Me llevaron al hospital y me cuidaron mucho».

 

Share.

Comments are closed.

X