Donald Quarrie, el amo de los 200 metros

0

Don Quarrie, como es conocido en el ámbito atlético, nació en Kingston, el 25 de febrero de 1951, siendo nombrado Donald O’Riley Quariie. Está considerado uno de los mejores velocistas jamaicanos de todos los tiempos, argumentos sobran para sustentar esa afirmación, merced a sus desempeños en la década de 1980.

Aunque despuntó con gran talento desde pequeño, sus inicios no fueron todo lo exitoso que él hubiera deseado, así con solo 18 años y estando ya en Ciudad de México, una lesión le impidió participar en aquellos memorables Juegos Olímpicos, pero habría otras oportunidades. Sus cualidades habían sido observadas por entrenadores estadounidenses y en 1969 recibe una beca de la Universidad de Nebraska, trasladándose a residir en Estados Unidos. Al año siguiente deslumbra en los Juegos de la Commonwealth, en Edimburgo, con tres títulos, 100, 200 metros y 4×100.

En 1971 sería una de las grandes estrellas que se paseó por el Estadio Pascual Guerrero de Cali, en ocasión de los VI Juegos Panamericanos, que tuvieron por escenario a esa urbe cafetera. Quarrie se impuso en los 100 metros, donde venció a su paisano Lennox Miller, plata olímpica en México 1968, mientras que en 200 metros, estampó 19.86, la segunda mejor marca de todos los tiempos en ese momento (Tommie Smith, 19.83), un tercer título le llegó integrando el relevo 4×100, junto a Alfred Daley, Carl Lawson y Miller.

A la siguiente cita olímpica, Münich 1972, llegaba entre los favoritos al podio (Valery Vorzov, Larry Black, Pietro Mennea) y sus carreras previas lo confirmaban, dominó cómodamente el heat dos (ronda uno), con 21.04 y fue segundo, con 20.43 en cuartos de final (heat cuatro), pero un tirón muscular mientras corría en el heat uno de la fase semifinal, lo dejó fuera de la carrera por las medallas.

En el siguiente ciclo olímpico continúa afianzando sus rendimientos en 200 metros. La temporada de 1973, da prueba de ello, con triunfos en Eugene (2), en el Cal Relay de Modesto, además, en 100 metros, gana el Campeonato Centroamericano y del Caribe, en Maracaibo. En 1974, reedita los títulos de la Commonwealth, ahora en Christchurch, primer atleta en repetirlo en estas citas. En esa temporada domina por primera ocasión el listado anual de los 200 metros, con los 20.06 logrado en la Weltklasse de Zürich, vuelve a ganar el Cal Relay de Modesto, sumando además, los triunfos en el ISTAF de Berlín, Bakersfield, Christchurch (BCG) y Westwood (AAU).

La temporada previa a los Juegos Olímpicos de Montreal 1976, fue la consagración de Quarrie, en 100 metros, triunfa en Eugene (AAU), en la Nottuma de Milan, en Londres y en París; mientras que en los 200 metros, en el Prefontaine Classic de Eugene, hace 19.9 (manual) y luego 20.12 en esa propia ciudad, en la competencia de la AAU, lo cual representó el mejor registro electrónico del año en el mundo. Quarrie conquista otros primeros lugares en, París, Milan (Ntt) y Modesto (CR).

Llegó el año olímpico, es necesario explicar, que aunque Quarrie era un especialista en 200 metros, también se desempeñó con éxito en los 100, una prueba de ello aconteció en 1976, temporada en la que se convirtió en el noveno atleta que lograba un crono de 9.9, con cronometraje manual (Modesto, 22 de mayo). Su previa olímpica en 100 metros se complementa así, 10.24 (Fresno, 8 de mayo) y 10.0 (Kingston, 11 de junio), mientras que en los 200 metros, había ganado con 20.3 en Kingston.

Veamos ahora lo acontecido en Montreal, en los 100 metros, inició la ronda uno, dominando el heat cuatro, con 10.38; en cuartos de final, hizo lo propio en el heat uno, con 10.33, mientras que en semifinales, escoltó al trinitario Hasely Crawford (10.22), con 10.26; en la final, cedió solo ante Crawford, 10.06 por 10.08, aventajando al anterior rey olímpico, el soviético Valery Vorzov. En 200 metros, dominó fácilmente la primera carrera (heat 7), con 20.85; en cuartos de final quiso probarse y llegó holgadamente a la meta, con 20.28, pues su “perseguidor”, el estadounidense Millard Hampton, hizo 20.83, ya sabiéndose en plenitud de facultades, en la semifinal corrió a ritmo de clasificación, ganando la serie dos, con 20.48, Dwayne Evans (USA) fue segundo con 20.83; mientras el italiano Pietro Mennea dominó la uno, con 20.67, seguido de Hampton (20.69). Por lo apreciado en las rondas previas, no había ningún atleta capaz de derrotar a Quarrie en la final, como realmente sucedió, el jamaicano conquistó sin muchos contratiempos el título olímpico, con crono de 20.23 segundos.

Con posterioridad a Montreal, Quarrie se mantuvo en la élite de ambas pruebas en el mundo, como lo demuestran sus marcas de, 10.12 y 20.11 en 1977. En 1978 revalidó, por tercera ocasión, el título de la Commonwealth en 100 metros, teniendo que abandonar en 200 metros, por una lesión, pero se comenzaba a apreciar un descenso de sus rendimientos, con 10.22 y 20.35, así como 10.27 y 20.50 en 1979.

En 1980, año olímpico, Quarrie mostró garras, cual “viejo zorro” y viajó a Moscú, quizás, con pocas opciones a las medallas, pero a los 29 años estaba en sus terceros Juegos Olímpicos y no iba a desperdiciar la oportunidad. En 100 metros, quedó varado en semifinales, serie uno, justo delante del italiano Pietro Mennea, pero los 200 serían diferentes, era su mejor prueba. Abre ganando la serie tres (20.87); continua en cuartos de final (20.89), cediendo ante Mennea (20.70) en la semifinal dos, con 20.76. La carrera final sería difícil, sobre todo, por la presencia de cuatro aspirantes al podio, Mennea, Silvio Leonard, Allan Wells y Quarrie; el italiano, bronce en Münich y cuarto en Montreal era el favorito; el cubano, herido por lo ocurrido en 100 metros, quería venganza, pero le “dieron” el peor carril (1); el inglés, envalentonado por el triunfo en el hectómetro, parecía invencible; mientras Quarrie, titular reinante, saldría a defender su corona y así lo hizo, cediendo en los metros finales ante el potente remate de Pietro Mennea y el sostenido empuje de Allan Wells, el jamaicano era bronce, su tercera presea olímpica.

Con posterioridad a Moscú, Quarrie siguió bregado en las pistas. En 1981 logró algunos éxitos, tanto en 100, como en 200 metros, ganó el Prefontaine Classic, en Eugene, también en París (100m), triunfó en Rieti, se impuso en la eliminatoria de América para la III Copa del Mundo, celebrada en Ciudad Bolívar, siendo cuarto en la final de este evento realizado en Roma (200m). Para 1982, apenas logró arribar a semifinales (100m) en los Juegos de la Commonwealth, en Brisbane, un evento que antes había dominado a su antojo, pero en los 200, encontró fuerzas para triunfar en el Athletissima de Lausana, en el Prefontaine Classic de Eugene, en el Crystal Palace de Londres.

En 1983, a los 32 años, comenzaba el lógico descenso en los rendimientos (10.35 y 20.77), pero aun los grandes meeting de Europa seguían apostando por Donald Quarrie, logró segundo lugares en Londres (PTG) y el ASV de Colonia, tercero en el Nikaia de Niza, la Golden Gala de Roma, el Athletissima de Lausana y el Van Damme de Bruselas, quinto en Rieti y sexto en la Weltklasse de Zürich, todos en 200 metros.

Quarrie continuó compitiendo hasta la temporada de 1984, con la mirada puesta en los Juegos Olímpicos de Los Ángeles, sus cuartos. El primer escalón lo sorteó con éxito, al lograr el boleto olímpico en el Campeonato Nacional de Jamaica, donde escoltó a Augustin “Gus” Young, con 20.48. La campaña angelina lo llevó hasta las semifinales, donde no pudo ir más allá del séptimo puesto en la serie dos, estampando el mejor crono en cuartos de final, con 20.57 segundos. Pero los olímpicos de Los Ángeles no terminaban con los 200 metros, estaba el relevo 4×100, con algunas ausencias por el boicot soviético, Jamaica (38.62) con una posta integrada por Albert Lawrence, Greg Meghoo, Quarrie y Raymond Stewart, solo cedió ante los fenomenales estadounidenses, quienes liderados por Carl Lewis y con Sam Graddy, Ronald Brown y Calvin Smith, implantaron récord mundial con 37.83.

Por último, en aquella época (1970s), Quarrie mantuvo una férrea rivalidad competitiva con el cubano Silvio Leonard, cuyo primer enfrentamiento tuvo lugar el 2 de julio de 1974, en Milan, Italia, en los 200 metros, ambos realizaron el mismo tiempo (20.2), con el triunfo para Leonard, mientras que el último, también en 200 metros, ocurrió en 1981, en Santo Domingo, durante el Campeonato Centroamericano y del Caribe, con la victoria para Quarrie.

Su cosecha olímpica, equivalente a una medalla de oro, dos de plata y una de bronce, lo ubicaban tercero en ese momento, entre los medallistas jamaicanos a ese nivel, escoltando a Herb McKenley (1-3-0) y Arthur Wint (2-2-0). En su honor fue colocada una estatua de bronce en la entrada del Estadio Nacional de Jamaica; en 1998 fue elegido al Salón de la Fama del Deporte en Jamaica y en 2003 es incluido en el Salón de la Fama de la Confederación Centroamericana y del Caribe de Atletismo.

Retirado al término de la cita olímpica, Quarrie continuó relacionado con el atletismo, ya sea como entrenador, manager e integrando la Comisión de Atletas de la IAAF.

Share.

Comments are closed.

X