Eduardo Acuña su paso del Martillo a Maratón: “Con la Maratón ya gané salud y bajé de peso”

0

El múltiple campeón y recordista nacional del Lanzamiento de Martillo, Eduardo Acuña, decidió, dedicarse al duro entrenamiento de los 42kms 195 mts. de una maratón bajo la supervisión de Ivan Acosta, destacado fondista limeño.  Si bien es cierto la diferencia entre una y otra modalidad son totalmente distintas tanto de biotipo como de entrenamiento. El hecho es que se decidió por el apasionante mundo del running y también por salud, para bajar unos kilos. Los bajó, claro!, son 40 kilos que perdió a base de mucho sacrificio de la mano con su alimentación.

Ahora “Lalo” se prepara para la Maratón de Nueva York el próximo 7 de noviembre.  Su objetivo es terminar la competencia sin caminar, que pase lo que pase él ganó salud y bajó de peso.

¿Cómo así decides correr maratón?

¡Aún no lo sé! Creo que una cosa lleva a la otra. Cuando dejé de lanzar martillo tenía un peso bastante alto y claro que sabía que por salud no era sostenible continuar con esos volúmenes. Así que empecé a caminar y para serte sincero ¡lo odiaba! Me acalambraba, me dolían los pies, me salían ampollas, ya te puedes imaginar, pero como te dije una cosa lleva a la otra y cuando menos me di cuenta estaba caminando y corriendo de forma intercalada. Así seguro comenzaron muchos corredores amateurs, ya cuando pude correr 4km sin parar me puse la meta de poder correr un 10k en alguna carrera. Cuando logré completar mis 10k salí muy contento y supe que no sería la última vez que los correría. Luego hice unas cuantas carreras más y el bichito empezó a rondar por mi cabeza. ¿Y si corro 21km? Así que empecé a prepararme para ello, claro que todo era diferente y como siempre lento pero firme pude correr un par de veces la distancia.

Y como siempre, una vez que corrí 21km me pregunté, ¿y si planeo una maratón? No había quien no me dijera que estaba loco, y a mí siempre me han gustado los retos, así que empecé mi preparación y en eso estamos, ilusionado, preocupado, y todas las cosas que se vienen a la cabeza cuando uno se mete en tamaño desafío.

 ¿Me imagino que los entrenamientos de una maratón son más exigentes que las de un lanzamiento de Martillo o me equivoco? ¿Cómo te adaptaste al entrenamiento de Maratón?

Para lanzar martillo desarrollamos mucha potencia, mucha explosión, teníamos sesiones muy intensas que hacían que tenga la adrenalina al tope. Había que meterse debajo de una barra con más de 200 kilos para hacer sentadillas o hacer cientos de lanzamientos semanales, sin olvidarte de la saltabilidad y la velocidad, para eso tenía el biotipo.

El entrenamiento de maratón como lo voy realizando está más enfocado en aumentar la capacidad de soportar el volumen de kilómetros que tendré por delante. En realidad, lo disfruto mucho porque lo considero un espacio muy mío que me permite por algunas horas desconectarme del día a día y disfrutar del avance.

¿Tu zona de entrenamiento de larga distancia?

Corro por le pentagonito en San Borja y cuando toca irse más lejos pues hasta donde llegue. En un fondo largo de domingo puedo pasar por 4 ó 5 distritos sin problema.

¿Quién te está asesorando en tus entrenamientos?

Quien ha tomado el desafío de volver a un viejo ex lanzador de martillo en un corredor es el profesor Iván Acosta. A Iván lo conozco desde que comencé a lanzar martillo y siempre admiré su entrega por la maratón, primero como atleta y luego como entrenador. Es un capo que está haciendo de a pocos un cambio importante en mí para poder cumplir los objetivos.

¿Hace cuánto tiempo está corriendo maratón? ¿Te iniciaste corriendo pruebas pequeñas?

Bueno, como te comentaba será la primera maratón que haga en mi vida y escogí Nueva York el 7 de noviembre. Me hubiera gustado que mi primera maratón sea en Lima, pero por ahora no hay carreras acá.

 ¿Fue difícil bajar de peso? ¿Cuánto pesabas y cuál es tu peso actual?

¡Dificilísimo! Porque por más que hace más de 12 años me retire del martillo, sigo comiendo como lanzador y eso hace que siempre viva a dieta. Hasta que empecé a prepararme para la maratón, continué comiendo igual de bien, pero empezaba a bajar de peso, esto es lo mejor de todo, estoy pesando 92 kilos y espero llegar a NY en 90. Desde mi última competencia de martillo donde me retiré con mi última medalla sudamericana y récord nacional he perdido nada menos que 40 kilos (de 132kg a 92kg).

¿Tienes una dieta especial?

En realidad, sí, muy balanceada, ahora comiendo cosas que antes no me permitía como carbohidratos de noche, me parecía una locura, pero los necesito para poder rendir en los entrenamientos de la mañana.

¿Participaras en la Maratón de Nueva York? ¿Qué expectativas tienes?

Llegar sin caminar, yo siento que pase lo que pase ya gané. Gané salud, bajar de peso, regresar a vivir ese placer masoquista que te da un duro entrenamiento, donde ya no puedes más, que tu cabeza te pide que pares pero tu corazón te dice que sigas. Completarla será mi hazaña personal, no me comparo con nadie y solo voy buscando ese reto conmigo mismo.

¿Hasta dónde piensas llegar con la maratón?

Aún no lo sé, quiero ir haciendo una cosa a la vez, aunque yo en mi casa les dije que ésta seguro sería la primera y última, para luego hacer carreras más cortas por salud, pero no me creen. Alicia, mi esposa, cree que esta será la primera de muchas. Pero veremos cómo va ésta primero.

¿Te da nostalgia ver el lanzamiento de Martillo y no estar ahí?

¡Uff!, recordar el martillo es recordar toda una vida dedicada al atletismo, fueron más de 20 años compitiendo, viajando por el mundo, ganando medallas, perdiendo otras, risas, lagrimas, alegrías y tristezas. El martillo para mí no es remplazable emocionalmente con ninguna otra actividad deportiva. Mi viejo martillo fue un inseparable compañero de mil batallas.

Nostalgia sí, pero no de una forma en la cual quiera regresar a lanzar, sino más bien de añorar tantos lindos momentos y recuerdos. Es la nostalgia del viejo que mira lo caminado y da gracias a la vida por haber recibido tanto. Adicionalmente a esto la temprana partida de Augusto Málaga, mi entrenador y amigo de toda la vida, fue un duro golpe no solo para mi sino para todos sus atletas. Augusto me enseño todo sobre el martillo y me dejo muchas enseñanzas que aplico no solo para la maratón sino para la vida.

 ¿Qué piensas de Eliud Kipchoge el récord mundial de maratón?

¡Es impresionante! Kipchoge está construido para ser maratonista, un fenómeno, pude seguir la maratón en Tokio por la tele y en verdad es impresionante la solidez y la capacidad que tiene.

 Y, por último. ¿A quién admiras en la Maratón nacional e internacional?

Sigo muy de cerca y tienen toda mi admiración por lo que han logrado Inés Melchor, Gladys Tejeda y Cristian Pacheco. Están llevando el nombre del Perú a todo lo alto y estoy seguro que todavía pueden dar mucho más por el país.

Gracias Eduardo Acuña

 

Share.

Comments are closed.

X