El atletismo regresa a sus orígenes, el estadio de Vallehermoso

0

Ir a Vallehermoso era una fiesta, todos queríamos probar aquella “goma”, la magia de la primera pista de tartán de España. Cambiábamos los clavos pequeños por los grandes y era una aventura». La emoción que irradian las palabras de Ramón Cid cuando rememora sus recuerdos de Vallehermoso es indudable. En sus pistas, el exatleta, entrenador y exdirector técnico de la Federación Española disfrutó del atletismo, su pasión desde niño, tanto en competición -en el recinto madrileño logró sus tres récords de España- como en la grada, donde asistió a algunas tardes históricas.

Para la generación de Cid, y de todos aquellos que han vivido el esplendor del atletismo en la capital -en aquel legendario recinto que se convirtió en referencia durante 47 años-, la inauguración este domingo del nuevo estadio de Vallehermoso con la reunión de Madrid es un acontecimiento de enorme trascendencia. No sólo se recupera un estadio protagonista de carreras y marcas para el recuerdo -la primera derrota de Moses en los 400 metros vallas a manos de Danny Harris (1987) tras 9 años, 9 meses y 9 días imbatido o el récord del mundo de pértiga de Isinbayeva (4,95 en 2005)-, sino que Madrid se equipara a las grandes capitales europeas, que organizan un ‘meeting’ de renombre.

En 3.800 metros cuadrados de construcción, y con un aforo para 10.000 personas, Vallehermoso abre sus puertas doce años después en pleno corazón de la capital, en el castizo barrio de Chamberí. La pista, de 9 calles y un inconfundible e inédito color verde lima, y una zona de entrenamiento cubierta (de 75 x 12 metros) serán las principales señas de identidad del estadio. «Su ubicación es espectacular», destaca Cid, que recuerda el ambiente de las competiciones de los años 80 y 90. «Es un recinto muy acogedor para el atleta, desprende calidez y eso no es fácil de improvisar. Además, la accesibilidad es otro gran punto a favor, porque está en el centro de la ciudad. Hay estadios que tienen una carga emocional histórica y Vallehermoso es uno de ellos, una de esas pistas sobre las que ha pivotado el atletismo. Creo que se puede recuperar la magia de décadas pasadas y confío en la fuerza del atletismo español actual para ello».

También Abel Antón guarda numerosos recuerdos de las competiciones de Vallehermoso. «Es la cuna del atletismo en España», asegura Antón. «La mayoría de atletas españoles hemos competido en esta pista, era una época grande del atletismo».

Será un ‘meeting’ lleno de emociones, en la grada y sobre el tartán, con muchos recuerdos a flor de piel para atletas y aficionados. «Voy a tener el honor como ciudadano de Madrid de representar al atletismo madrileño en la vuelta de Vallehermoso en la prueba de 100 metros», decía recientemente Ángel David Rodríguez. «La pista donde empecé a competir hace 26 años y donde siempre quise volver».

Habrá, además, atletas nacionales e internacionales de renombre, desde el jamaicano Asafa Powell o la estadounidense Tori Bowie en el hectómetro y Darya Klishina en la longitud, hasta el esperado duelo entre Bruno Hortelano -que vuelve a la competición tras un año- y Óscar Husillos, en los 400 metros. Orlando Ortega, Salma Paralluelo, María Vicente son otras de las figuras que encumbrarán la inauguración del nuevo estadio. «Vallehermoso fue sede de algunos acontecimientos brutales», asegura Cid. «Recuerdo algún encuentro España-Francia espectacular, con aficionados fieles y muy entendidos. Eran tardes de bocadillos y atletismo. Algo mágico».

Fuente: Diario Marca

Share.

Comments are closed.

X