El secreto de los atletas kenianos

0

Kenyans-560x373Por qué los atletas africanos dominan las pruebas de fondo en el atletismo mundial? Tanto los aficionados del deporte como la comunidad científica llevan años haciéndose esa pregunta. En categoría masculina, todas las pruebas olímpicas a partir de 800 metros tiene a un plusmaquista mundial africano -a excepción de las carreras de marcha-. En las no olímpicas sucede lo mismo a excepción de la más extrema, los 100 kilómetros. Es obvio que no es una cuestión casual, sino que hay motivos concretos que explican su supremacía. El vitoriano Jordan Santos-Concejero, profesor de la UPV/EHU y ex atleta, tuvo la inquietud de indagar en aspectos que todavía no habían sido estudiados. «Elegimos la oxigenación cerebral para el estudio porque es algo que nunca se había estudiado en atletas kenianos. Se ha intentado descubrir el secreto de su éxito estudiando aspecto tan diversos como su dieta, las condiciones socioeconómicas o parámetros típicos a nivel sanguíneo, neuromuscular o biomecánico. Sin embargo, nadie hasta ahora había prestado atención al cerebro», explica.

Las pruebas a las que se sometieron 15 atletas kenianos de la etnia kalenjin concluyen que son capaces de mantener estable la oxigenación cerebral durante un periodo largo de tiempo, lo que les permite reducir o aplazar la extenuación. «Hay una corriente nueva en la fisiología del ejercicio que le está dando una gran importancia al sistema nervioso central como uno de los factores limitantes en los deportes de resistencia», apunta Santos-Concejero.

Las hipótesis que se presentan en el artículo publicado en la prestigiosa publicación especializada Journal of Applied Physiology es que la oxigenación cerebral estable de los atletas kenianos está vinculada con «la exposición prenatal a la alta altitud y factores como una gran actividad física durante la niñez». Respecto al primer aspecto, la tesis es que el número de ancestros que han estado expuestos a la altitud influye decisivamente en la oxigenación cerebral del atleta. La altitud, no obstante, no funciona como un factor proporcional. «Las mejores adaptaciones se dan entre 1.800 y 2.500 metros. El Valle de Rift de Etiopía y Kenia tiene altitudes perfectas. En los Andes o el Himalaya, las altitudes son excesivas y las poblaciones adaptadas en esas zonas tienen incluso una hemoglobina diferente, más afín al oxígeno; es una cuestión genética», profundiza el profesor de la UPV.

Aunque el estudio se ha centrado en varones, la hipótesis es que también es aplicable a las mujeres kenianas, porque «los factores que influyen en la oxigenación cerebral son igual en hombres y mujeres». Para confirmarlo, está ya en marcha un estudio conjunto con la Universidad Europea de Madrid. En el caso de Etiopía, Santos-Concejero explica que las condiciones son «similares» y que por tanto se puede deducir la hipótesis de que su nivel de oxigenación cerebral será similar al de los kenianos.

Paralelamente a este estudio -que ha analizado más factores cuyas conclusiones se extraerán en el futuro-, existen otras líneas de investigación acerca de los atletas nacidos en Kenia. «Un grupo de japoneses ha abierto una línea de investigación muy interesante acerca de sus tendones. Han visto que tienen unos tendones bastante más reactivos que son capaces de producir la misma cantidad de movimiento contrayendo menos fibras musculares, explicado de forma grosera. Eso puede provocar que sean más eficientes en el uso de la energía elástica, más económicos», detalla Santos-Concejero, que también destaca la investigación de un grupo de británicos, que lleva años estudiando aspectos genéticos.

Fuente: El Mundo de España

Autor: Sergio Viñas

Share.

Comments are closed.

X