Eliud Kipchoge quiere bajar las dos horas en un maratón: ¿hazaña o show marketinero?

0

Por Hernán Sartori, editor de Deportes de Clarín – Argentina.- Eliud Kipchoge, el mejor maratonista de la historia intentará bajar las dos horas de una maratón, en un evento con condiciones artificiales y con el apoyo de un polémico multimillonario británico.

“Hace dos años, en Monza, el mundo estuvo a 26 segundos de quebrar el último gran logro en el atletismo. Este otoño quiero quebrar esa barrera”.

Pocas palabras le bastaron al keniata Eliud Kipchoge para desatar un tsunami en el deporte. Que el mejor maratonista de la historia avise con tiempo que en el otoño buscará correr en menos de dos horas los 42,195 kilómetros que representan la distancia mítica del maratón dejó atónitos y a pura adrenalina a los fanáticos del atletismo.

“Esto superará todo lo que he logrado. Haré historia para la humanidad. Estoy muy motivado por los meses de preparación que se anuncian y por mostrarle al mundo que cuando se trabaja duro y crees en ti mismo, todo es posible”, aseguró el dueño del récord mundial (2h01m39 en Berlín 2018), el campeón olímpico en Río de Janeiro y el ganador de once de los doce maratones que corrió en su vida.

Todo muy lindo, épico y digno de una historia de superhéroes. Ahora bien, si este desafío se logra, no sería avalado como récord mundial por la IAAF, porque no respetaría las condiciones reglamentarias en cuanto a la ayuda externa recibida.

Entonces surge una pregunta evidente ante este escenario: ¿esta leyenda del atletismo busca hacer historia con un hecho deportivo o es puro show y vanidad, rodeada de un marketing ideal y de cierta polémica al conocer su sponsor?

Ineos 1:59 Challenge. El desafío de bajar las 2 horas ya tiene nombre, con el tiempo y la empresa que lo auspicia en él. Y sitio web. Y cuentas en redes sociales. Como corresponde a esta era. Así que es tiempo de desglosar cada parte de esta aventura, dejando en claro que Kipchoge es un deportista extraordinario y está en todo su derecho de hacer lo que le plazca con su reputación tan bien ganada.

Jim Ratcliffe es el británico más rico. Es el dueño de la petroquímica Ineos. Y es corredor. Ergo, tiene todo el dinero del mundo para sponsorear el intento histórico del keniata de 34 años. «Eliud Kipchoge es el mejor maratonista de todos los tiempos y el único atleta en el mundo que puede bajar la barrera de las dos horas. Le daremos todo el apoyo que necesita y esperamos ayudarle a escribir la historia del deporte», comentó el multimillonario.

“Para el atletismo, es el desafío más extraordinario que afronta un ser humano. Para cualquiera de los que corremos, el concepto de recorrer 42 kilómetros a 2 minutos y 50 segundos por kilómetro es impensable. La mayoría de las personas en el planeta no podrían hacer eso, por lo que lograrlo sería casi sobrehumano», le dijo también al diario The Guardian.

Claro que el financista de este show está en la mira porque Ineos ha sido denunciada por ambientalistas por sus prácticas comerciales, el uso de plásticos y el fracking. “Las 71 plantas de la empresa en 18 países son responsables de una vasta clase de accidentes, derrames químicos, incendios, explosiones y contaminación sustancial del aire”, señaló en noviembre de 2017 un informe de Food &Water Watch y Food&Water Europe.

“Desde los incendios químicos en Alemania a la polución tóxica del aire en Escocia y los desechos plásticos en nuestros océanos, el récord de seguridad de Ineos es espantoso», fue tajante Wenonah Hauter, directora ejecutiva de F&W Watch.

El otro aspecto a considerar es la manera absolutamente artificial que se diseñará para que Kipchoge intente lograr un tiempo de menos de dos horas en la distancia del maratón. Porque, claro, esto no será un maratón como los que el keniata no se cansa de ganar. Maratones con condiciones climáticas aleatorias, rivales que imponen ritmos y ”liebres” humanas que acompañan como mucho hasta los 30 kilómetros.

El Ineos 1:59 Challenge, por si quedan dudas, será un auténtico show. Como lo fue el Breaking 2 llevado a cabo el 6 de mayo de 2017 en Monza, donde Kipchoge, el eritreo Zersenay Tadese y el etíope Lelisa Desisa corrieron en el famoso circuito automovilístico junto a “liebres” rotativas, hidratación constante y con un auto por delante, para bloquear el viento.

Desisa perdió el ritmo a los 16 kilómetros, Tadese a los 20 y Kipchoge venía bárbaro, pero marcó 2h00m25. “Aprendí mucho de aquel intento de 2017 y creo que, con aquella experiencia, puedo robarle otros 26 segundos a la distancia y bajar de dos horas”, declaró el keniata, auspiciado por Nike, organizadora del Breaking 2 y gran beneficiaria de, probablemente, la mayor acción de marketing en la historia del atletismo.

Pocos detalles confirmados se saben del nuevo desafío de Kipchoge. ¿La fecha? Entre fines de setiembre y principios de octubre, aunque no debería coincidir con el Mundial de Doha (27 de septiembre al 6 de octubre). Por eso se estima alrededor del 13 de octubre, pero todo dependerá del día que los meteorólogos encuentren más propicio, con una temperatura de 12 grados, poca humedad y viento leve.

¿La ciudad? Aún no hay nada claro, pero la idea es hacerlo en Londres, sede de cuatro victorias de Kipchoge en su popular maratón, en el que acaba de lograr también el segundo mejor tiempo de la historia (2h02m37). ¿El lugar? Se habla de un circuito de entre dos y tres kilómetros dentro de un parque (¿Battersea Park?) o en rutas cerradas al tránsito. Hacerlo en un parque es la idea de Ratcliffe, porque quieren que sea un evento de acceso masivo al público.

“Si a Eliud lo alienta la fantástica gente, será una gran diferencia. Estuve en el auto que lo siguió en el Maratón de Londres y él lucía cómodo y sereno”, señaló el millonario, al tiempo que no le preocupa que se diga que esta apuesta es para lavar su nombre, relacionado con problemas ambientales.

“Es sólo una aventura deportiva. Ganamos entre seis y siete billones de dólares anuales. ¿Qué hay de malo en invertir un poco en el deporte? Eliud es el mejor maratonista y será inspirador para los chicos”, comentó.

A Kipchoge no le preocupa que si logra el cometido, no pueda ser récord mundial por las condiciones artificiales. “Esto no se trata de la IAAF. Esto se trata de hacer historia. Quiero dejar un gran legado”, sintetizó.

El legado ya lo tiene ganado esta leyenda del atletismo y del deporte mundial. Ahora le resta ser protagonista de este soñado show marketinero, con 250.000 personas alentándolo en vivo y millones haciendo lo propio por TV o por Internet alrededor del mundo. Un signo de estos tiempos.

Share.

Comments are closed.

X