Glorioso historial Del Argentino Niguel Angel Barzola en los JuegosOlimpicos Londres 2012

0

miguel-angel-barzola-albanil-fondista_iecima20110423_0030_13Por Luis Vinker

Después de doce años, el atletismo argentino volverá a contar con un representante en una de las pruebas de mayor tradición en los Juegos Olímpicos: el maratón. Y se trata, además, de la prueba donde el historial nos devuelve mayores satisfacciones: el oro olímpico de Juan Carlos Zabala y Delfo Cabrera, seguido por el subcampeonato de Reinaldo Gorno. Poker de ases. La época actual es completamente diferente, casi no existen posibilidades de enfrentar a la legión africana que copa las carreras de media y larga distancia desde el último medio siglo. Pero, aún así, cobra enorme valor esta clasificación para competir en Londres 2012 (y también en el Mundial de Daegu, en agosto próximo) por parte de Miguel Angel Bárzola, el ascendente, valiente y esforzado fondista procedente de Bragado y residente en Alicante.

Bárzola, hijo de un fondista, surgió como una promesa juvenil en nuestro atletismo. Tuvo que radicarse en España, buscando un mejor nivel de competición y posibilidades de progreso. No disponía de medios económicos y, si en nuestro país, ya trabajaba de albañil, lo mismo hizo allá. Recién en los últimos años, a par de su evolución y de mejores condiciones de entrenamiento, pudo concentrarse profesionalmente en el atletismo.

Esos progresos fueron ostensibles en distancias como los 10 mil metros llanos en pista y el medio maratón (ganó en Almería y Alicante, entre otras). Convocado para la Selección Argentina en el Sudamericano 2009 protagonizó una vibrante carrera sobre 10 mil, donde el brasileño Damiao Ancelmo de Souza le arrebató la medalla dorada sobre el toque final. En los últimos mes, se fogueó -sin treguas- con aquella legión de africanos en las pruebas de cross country, antesala a las grandes citas de pista y ruta.

Pero Bárzola venía acumulando kilómetros de preparación con vistas a su sueño: el debut maratoniano. Y este se concretó el domingo 9 de abril en Rotterdam, uno de los circuitos más veloces y codiciados del mundo atlético. El registro de 2 horas y 15 minutos de Bárzola, después de un andar muy parejo a lo largo de los 42 km, es el mejor jamás registrado por un maratonista argentino en su prueba debut.

Ya está 4° en el ránking nacional de todos los tiempos, detrás de Silio (recordman con 2h09m55s), Juan Pablo Juárez y Herman Oscar Cortinez (2h13m42s). Pero todavía tiene un amplio campo de progreso. Si planifica bien sus temporadas, sin desgastarse en un circuito absurdo de carreras de calle y se concentra en sus objetivos grandes, como lo hizo hasta ahora, se escuchará mucho y bueno de Miguelito Bárzola en el futuro. Del albañil que llegó un día en silencio hasta Alicante para construir este sueño olímpico.

Share.

Comments are closed.

X