La Diamond League brilló en Doha

0

La Diamond League de atletismo comenzó este viernes en Doha con una brillante reunión en la que destacaron los cataríes Mutaz Barshim (altura) y Abderrahmane Samba (400 vallas) y en la que se lograron hasta nueve mejores marcas mundiales del año, entre ellas las de la sudafricana Caster Semenya en 1.500, el estadounidense Noah Lyles en 200 o la marfileña Marie-Josée Ta Lou en 100.

El campeón olímpico de altura, Mutaz Essah Barshim, brilló en casa y se impuso en la prueba de salto de altura con una marca de 2,40 metros. El catarí, que cerró el año 2017 invicto en sus once competiciones, con el título mundial en el bolsillo y el galardón de mejor atleta del año, debutó al aire libre con la mejor marca mundial del año.

Superó por siete centímetros al sirio Majd Eddin Ghazal, bronce mundialista en 2017 y que fue segundo con 2,33, y por diez al bahameño Donald Thomas, tercero con 2,30.

Una de las grandes sorpresas de la reunión la protagonizó otro catarí, Abderrahmane Samba, vencedor de los 400 metros vallas con 1.51 de ventaja sobre el segundo, el veterano estadounidense Bershaw Jackson.

Samba, que dio muestras de su progresión el año pasado al correr en 48.31 en su primera temporada en la distancia, se impuso este viernes en 47.57, la decimoctava mejor marca de todos los tiempos. A sus 22 años, Samba marcó un 47.90 hace dos semanas. Este viernes mejoró la mejor actuación mundial, el récord nacional, el récord de la Diamond League y el récord de la reunión.

Caster Semenya, que posee unos niveles de testosterona tres veces por encima del rango de normalidad en mujeres a causa de una alteración genética, dominó el 1.500 femenino con un tiempo de 3:59.92, nueva mejor marca personal, récord de Sudáfrica y mejor registro mundial del curso, que bate el que ella misma poseía (4:00.71) desde el 10 de abril para ganar en los Juegos de la Commonwealth en Gold Coast (Australia).

Situada por detrás del grupo durante la mayor parte de la carrera, la actual campeona olímpica y mundial de 800 aceleró en los últimos 200 metros para batir con suficiencia a la keniana Nelly Jepkosgei (4:00.99) y la etíope Habitam Alemu (4:01.41).

El campeón del mundo júnior del hectómetro hace dos años, el estadounidense Noah Lyles, dominó este viernes el 200 en un tiempo de 19.83 con viento a favor de +1,3 m/s. Mejoró su anterior marca personal en siete centésimas.

Lyles, de 20 años y autor del récord mundial no oficial de 300 en 2017 (31.87), sometió en Doha al campeón mundial de la distancia, el turco Ramil Guliyev, tercero en 20.11, y al canadiense Andre de Grasse, sexto en 20.46. El campeón olímpico y mundial de 110 vallas, el jamaicano Omar McLeod, no se presentó en la salida. Segundo acabó el trinitense Jereem Richards (19.99).

También firmó el mejor registro del curso la marfileña Marie-Josée Ta Lou, en su caso en el hectómetro femenino y con un tiempo de 10.85. Batió su mejor marca personal con un viento favorable de +1,5 m/s y superó a la nigeriana Blessing Okagbare, segunda en 10.90, y la jamaicana Elaine Thompson, tercera en 10.93.

La holandesa Dafne Schippers, que aún no había corrido al aire libre esta temporada, fue sexta con 11.03, por detrás de la sudafricana Carina Horn, que corrió por primera vez por debajo de 11 segundos, un 10.98 que es, además, nuevo récord nacional.

Además, el bahameño Steven Gardiner se impuso en los 400 metros con un tiempo de 43.87, que también es la mejor marca mundial del año.

Ya vencedor de esta carrera en Doha el año pasado, el subcampeón del mundo en 2017 mejoró los 44.35 logrados por el botsuano Isaac Makwala en los Juegos de la Commonwealth Gold Coast y que este viernes tuvo que conformarse con el tercer puesto en 44.92, superado por el catarí Abdalleleh Haroun, segundo (44.50). El 43.87 de Gardiner es, además, récord de Bahamas y su mejor marca personal.

También brilló en Doha el cubano Pedro Pablo Pichardo, que saltó hasta los 17,95 metros en el triple. El antillano superó al estadounidense Christian Taylor, bicampeón olímpico y tricampeón del mundo y que fue segundo con 17,81, en una reedición, aunque menos espectacular, de la prueba de esta misma reunión en 2015, cuando ambos saltaron hasta tres veces por encima de los 18 metros. Completó el podio el azerbaiyano Alexis Copello, tercero con 17,21.

También mejoraron las mejores marcas del año la croata Sandra Perkovic en disco (71,38) o la keniana Caroline Kipkurui en 3000 (8:29.05). EFE

Foto@decabild.se

 

Share.

Comments are closed.

X