Leonel Suárez merece un mejor final para su trayectoria deportiva

0

La historia del decathlon en Cuba comenzó a escribirse, quizás, mucho antes que esta prueba, como tal, se practicase en nuestro país, con el pentathlon, allá por los años 30s del pasado siglo. Atletas como Miguel Gutiérrez, Alberto Fernández y Manuel Suárez, fueron los pioneros en la conquista de preseas en eventos internacionales; luego transcurrieron, casi 40 años para que el decathlon, como lo conocemos actualmente, quede instaurado en el atletismo cubano.

El primer decathlon realizado en Cuba y el primero con participación de atletas criollos, está registrado, los días 29 y 30 de noviembre de 1968, en La Habana, con José Manuel Girón (5219), Abilio Martínez (4446), Jesús Mirabal (4335), Erick Fernández (4023) y Ricardo Guadarrama (3990). Muchos pensarán que estoy escribiendo la historia del decathlon en Cuba, no, pero es que me referiré a un atleta que forma parte indispensable, cuando se hablé o escriba sobre esta especialidad en suelo cubano y un poco más allá, Leonel Suárez Fajardo.

Leonel Suárez no es el único decathlonista que ha dado Cuba, pero en Leonel están reflejados, todos los atletas que en su momento probaron suerte en esta especialidad, dígase José Manuel Girón, primer recordista nacional; Jesús Mirabal, primer medallista internacional, otros como Rigoberto Salazar; Luis Eroides Milanés; Eugenio Balanqué, primero sobre los 8000 puntos y Raúl Duany, primer medallista a nivel mundial, en cualquier categoría. Leonel es el escalón más alto en la pirámide del decathlon cubano.

Ante el olvido de algunos, es necesario repasar la brillante trayectoria atlética de Leonel Suárez, iniciada en el alto nivel competitivo, a los 20 años, edad a la que fue capaz de superar la barrera de los 8000 puntos. El primer gran destello de su grandeza lo mostró durante la temporada 2008, cuando escalonadamente, fue argumentando el épico final en “El Nido del Pájaro”; debut en La Habana (8 de marzo), con 8050 puntos; sorpresa para muchos en Götzis (1 de junio), con 8366 puntos; confirmación de pretensiones olímpicas en Ratingen (22 de junio), con 8451 puntos (una hombrada, dos decathlones en 21 días) y realidad materializada, un mes después en Beijing (22 de julio), con 8527 puntos, medalla de bronce olímpica. Primer latino y segundo ibero (español Antonio Peñalver, Barcelona 1992, plata) en un podio olímpico en esta especialidad.

La temporada 2009, con solo tres decathlones, mostró al mejor Leonel Suárez que conocemos, los dos primeros en suelo cubano (La Habana), debut el 7 de marzo, con 8415 puntos, mientras que, el 4 de julio, realizó su mejor competencia, con 8654 puntos; luego vendría el mundial de Berlín (20 de agosto), donde, solo un Trey Hardee (8790), en su mejor momento, pudo vencerlo; en la capital alemana, Leonel realizó 8640 puntos, 14 menos que lo hecho en Cuba.

En el mundial de Daegu, en 2011, Leonel volvió a estar en el podio, antecedido por los estadounidenses Hardee (8607) y Ashton Eaton (8505), allí se gastó su mejor marca de la temporada, con 8501 puntos. Antes, había conquistado el título en Kladno (8231) y el segundo puesto en el exigente meeting de Götzis (8440). El epílogo aconteció a finales de octubre, con el título panamericano en Guadalajara (8373).

La temporada 2012 deparaba un nuevo desafío para Leonel, los Juegos Olímpicos de Londres, reto que el holguinero supo resolver con la misma habilidad, que cuatro años atrás, volviendo a ocupar el tercer peldaño en el podio olímpico (8523), antecedido por sus conocidos adversarios, los estadounidenses Eaton (8869) y Hardee (8671).

En los años siguientes, las lesiones comenzaron a aparecer en la anatomía de Leonel, estableciendo impases en su trayectoria competitiva (ausencia a Veracruz 2015, no finalizó en Toronto 2015), pero esas interrupciones no pudieron doblegar su espíritu de entrega y sacrificio, al decathlon y al deporte cubano.

Para la temporada 2016, Leonel logró estar listo, aunque sin alcanzar los niveles de años anteriores. Con un 2015 aciago (8027), tuvo que buscar la clasificación a Río de Janeiro en el año olímpico (8100), cuota que superó ampliamente durante la Copa Cuba (18 de marzo), con 8347 puntos, así quedó garantizada su tercera asistencia a unos Juegos Olímpicos. En la cita brasileña, Leonel realizó su sexta mejor marca y mostró destellos de sus mejores momentos, con 2.07 en altura, 72.32 en jabalina y un 1500 de 4:28.32, que sirvieron de base a sus 8460 puntos, válidos para ocupar el sexto puesto. Se materializaba una hazaña, Leonel Suárez es el sexto decathlonista en la historia de los Juegos Olímpicos que logra ubicarse entre los ocho finalistas en tres ediciones (consecutivas) y quinto en obtener dos preseas y un cupo de finalista.

Sus últimas actuaciones lo llevaron, al título en los Centrocaribes de Barranquilla 2018 (8026), el cuarto puesto en el meeting de Talence (7965) y el quinto lugar en los Panamericanos de Lima, ambos en 2019. Concluida la cita continental en Perú, las miradas de Leonel y su entrenador Gabino Arzola estaban puesta en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, los que marcarían un hito, no solo en Leonel, sino en el decathlon olímpico, donde tendría la oportunidad de haberse incorporado al selecto club (4) de los atletas que lograron asistir a cuatro ediciones de la magna cita del deporte mundial.

Primero la presencia de la Covid-19 y luego, una descabellada e injusta sanción, por cierto, derivada de la presencia de esa maldita pandemia, al viajar a México preocupado y ocupado por la salud de su hija, truncaron el proceso de preparación, que lo pudo haber llevado a sus cuartos Juegos Olímpicos, además, que hubiera sido el escenario ideal para finalizar su brillante trayectoria atlética.

Un atleta con los méritos deportivos de Leonel Suárez, quizás, subvalorados por algunos directivos, merecía otro tratamiento, sin obviar la indisciplina cometida. Les recuerdo, a los que conocen y les informo, a los que no conocen, que mientras otros atletas realizan una o dos, carreras, saltos o lanzamientos; los decathlonistas se enfrentan a diez pruebas en dos agotadoras jornadas. Leonel Suárez merece un mejor final para su brillante carrera deportiva.

Hitos marcados por Leonel Suárez

– Primer atleta latino y segundo iberoamericano, en conquistar una presea olímpica en decathlon, bronce en Beijing 2008

– Primer y único atleta latino, en conquistar una medalla en Campeonatos Mundiales de Atletismo, plata en Berlín 2009

– Quinto atleta, en conquistar dos preseas y otro puesto de finalista, en Juegos Olímpicos.

– Sexto atleta, con ubicación de finalista, entre los ocho primeros, en tres Juegos Olímpicos.

1-Vasily Kuznetsov, URS, Melbourne’56 (3), Roma’60 (3) y Tokio’64 (7)

2-Nikolai Avilov, URS, México’68 (4); Münich’72 (1) y Montreal’76 (3)

3-Daley Thompson, GBR, Moscú’80 (1), Los Ángeles’84 (1) y Seúl’88 (4)

4-Erki Nool, EST, Atlanta’96 (6), Sydney’00 (1) y Atenas’04 (8)

5-Roman Serble, CZE, Sydney’00 (2), Atenas’04 (1) y Beijing’08 (5)

6-Leonel Suárez, CUB, Beijing’08 (3), Londres’12 (3) y Río’16 (6)

– Decimosexto atleta, en el promedio de los 10 mejores decathlones, con 8498 puntos.

– Quinto atleta, entre los que superan los 8600 puntos, con la menor diferencia, entre el promedio de los 10 mejores decathlones y la mejor marca.

1-Dan O’Brien, USA, (8780 y 8891) = 111

2-Andrei Krauchanka, BLR (8617 y 8489) = 128

3-Eduard Hämäläinen, BLR (8606 y 8735) = 129

4-Erki Nool, EST, (8671 y 8815) = 144

5-Daley Thompson, GBR, (8691 y 8847) = 156

5-Leonel Suárez, CUB, (8498 y 8654) = 156

Eddy Nápoles Cardoso – Cuba (Especial para Atletismo Peruano)

Share.

Comments are closed.

X