Mundial de Oregón: Curiosidades mundialistas (I)

0

Se acerca la edición 18 de los Campeonatos Mundiales de Atletismo, a celebrarse en Oregón, Estado Unidos, entre el 15 y 24 de julio próximo. Les propongo relatar algunos datos curiosos que se han sucedido desde sus inicios en Helsinki 1983.

La edad y los medallistas

La corredora etíope Tirunesh Dibaba clasifica como la más joven en conquistar el título mundial, al hacerlo en París 2003, (14:51.72); la segunda de la trilogía Dibaba (Ejegayehu y Genzebe), contaba con 17 años, 10 meses y 29 días, al ganar los 5 mil metros en suelo francés.

El marchista francés Yohann Diniz es el más veterano en titularse campeón mundial, al hacerlo con 39 años, siete meses y 13 días; Diniz (01/01/1978), lo hizo en Londres 2017 (13/08), ganando los 50 kilómetros, con 3:33:12 horas y aventajó en ese apartado a la discóbola alemana Franka Dietzcsch (22/01/1968), titular en Osaka 2007, quien contaba en ese momento (28/08), con 39 años, siete meses y siete días.

La medallista más joven es la kenyana Selina “Sally” Barsosio, ganadora de la presea de bronce en los 10 mil metros, en Stuttgart 1993 (21/08); Barsosio (21/03/1978) lo hizo con 15 años y cinco meses. En al extremo opuesto se coloca el marchista portugués Joao Vieira (20/02/1976), también con un bronce, a los 43 años, siete meses y ocho días, logrado en los 50 kilómetros en Doha 2019 (28/09). Otro marchista, el español Jesús Ángel García Bragado (17/10/1969), clasifica como el más veterano en ubicarse entre los ocho finalistas, al hacerlo a los 49 años, 11 meses y 11 días, con el octavo puesto (50km) en Doha 2019.

Combinando longitud y triple

Durante el evento inaugural, Helsinki 1983, dos saltadores participaron en las pruebas de salto de longitud y triple, el jordano Adnan Abou Laooui (6.20 y 13.53) y el estadounidense Mike Conley, quizás, el de mejor desempeño en ambas especialidades; Conley se ubicó tercero (8.12) y cuarto (17.13), respectivamente. Conley lo siguió intentando en Roma 1987, logrando el séptimo puesto (8.10) y medalla de plata (17.67), respectivamente. En las restantes tres citas, solo lo hizo en triple, bronce (17.62) en Tokio 1991, el título en Stuttgart 1993 (17.86) y séptimo (16.96) en Gotemburgo 1995.

Las huellas de Conley (12 primeros) las han seguido, el jamaicano James Beckford, segundo y sexto en Gotemburgo 1995; su paisano Will Claye, noveno y tercero en Daegu 2011. Entre las mujeres, varias lo hicieron en Stuttgart 1993, edición donde se incorporó al programa competitivo el salto triple, como la austríaca Liudmila Ninova, la alemana Helga Radtke, la rusa Anna Biryukova, la italiana Antonella Capriotti, la argentina Andrea Ávila y la albanesa Ermelinda Shehu, siendo la austríaca Ninova, la única que logró acceder a ambas finales (6-11). La ucraniana Inessa Kravets lo realizó en Gotemburgo 1995 (10-1), pero los mejores dividendos han sido para la rusa Tatyana Lebedeva, primera y segunda en Osaka 2007 y segunda y sexta en Berlín 2009. La brasileña Keila Costa se ubicó séptima y octava en la cita japonesa.

Combinando bala, disco y otras

Varios atletas se presentaron en Helsinki 1983 en las pruebas de impulsión de la bala y lanzamiento del disco, como el sirio Adnan Houry (nm-48.34), las británicas Vanissa Head (18.41-53.78) y Meg Ritchie (16.14-59.28), pero el mayor destaque en esa edición inicial fue para la búlgara Zdenka Zilhava-Bartova, única que accedió a ambas finales (9-6). Su paisana Svetla Mitkova se ubicó novena y quinta, en Roma 1987. En esta combinación de pruebas, lo mejor ha estado a cargo del estadounidense John Godina, primero y décimo en Gotemburgo 1995 y primero y quinto en Atenas 1997.

Un caso poco común lo constituye el británico Robert Weir, quien, a los 23 años, se presentó en el lanzamiento del martillo, en el mundial de Helsinki 1983 (71.62), se ausentó a las citas de Roma 1987 y Tokio 1991, reapareciendo en Stuttgart 1993, en el lanzamiento del disco, a los 32 años; Weir fue noveno (63.14) en Gotemburgo 1995 y octavo (63.06) en Atenas 1997.

La trayectoria mundialista de Bruny Surin es extensa, el atleta nacido en Cabo Haitiano (12/07/1967), pero naturalizado canadiense, debutó en Roma 1987, realizando tres saltos nulos en longitud, cuatro años más tarde, era octavo en los 100 metros, en aquella mítica final de Tokio; en Stuttgart 1993 se ubicó quinto y en Gotemburgo 1995, escoltó en el podio a su coterráneo Donovan Bailey, posición que repitió en Sevilla 1999, con un séptimo puesto en Atenas 1997. Surin conquistó dos títulos mundiales en la posta 4×100 (1995 y 1997)

La bahamesa Pauline Davis-Thompson es una de las pocas atletas que acumula participaciones mundialistas en las pruebas de 100, 200 y 400 metros. En los 100 y 200 metros planos, lo hizo en Helsinki 1983, Roma 1987, Tokio 1991 y Stuttgart 1993; en los 400 metros, intervino en Gotemburgo 1995 (segunda) y en Atenas 1997, corrió 200 y 400 metros. Entre los hombres, el zimbabuense Christopher Madzokere hizo la hombrada de participar en las tres pruebas en Helsinki 1983, avanzando a cuartos de final en las dos últimas. Por su parte, el nigeriano Innocent Egbunike, también sumó participaciones en 100, 200 y 400 metros, pero en diferentes citas mundiales. Egbunike corrió 100 y 200 en Helsinki 1983, llegando a cuartos de final en la primera (6h2), siendo finalista en la segunda (6), mientras que, en Roma 1987 lo hizo en los 400 metros, logrando el segundo puesto.

En Helsinki 1983, el jordano Adnan Abou Laoui tomó parte en 100 metros (11.17), salto de longitud (7.12) y salto triple (13.53); la siria Hala El Moughrabi fue más allá, al hacerlo en 400 (59.58), 800 (2:15.37) y 1500 metros (4:45.62). El estadounidense Larry Myricks, ganador de dos medallas de bronce en salto de longitud, Roma 1987 y Tokio 1991, había debutado en Helsinki 1983, pero lo hizo en los 200 metros (5h8).

Continuará…

Eddy Nápoles Cardoso – Cuba (Especial para Atletismo Peruano)

Share.

Comments are closed.

X