Mundial de Oregón: Curiosidades mundialistas (II)

0

Se acerca la edición 18 de los Campeonatos Mundiales de Atletismo, a celebrarse en Oregón, Estado Unidos, entre el 15 y 24 de julio próximo. Les propongo relatar algunos datos curiosos que se han sucedido desde sus inicios en Helsinki 1983.

El estadounidense David Patrick (1960) tuvo la particularidad de haber tomado participación en los 800 metros y en los 400 con vallas. Patrick se impuso en los TAC de Indianapolis en 1983, con 1:44.70, logrando el boleto mundialista, siendo octavo en la capital finesa (1:46.56). Cuatro años después en Roma lo hizo en 400 con vallas, llegando hasta semifinal (5sf1). Durante esa temporada, Patrick logró 48.05 (Weltklasse de Zürich). Otra singularidad de Patrick es, que su esposa, Sandra Farmer-Patrick, también vallista, fue mundialista, en Helsinki 1983 y Roma 1987, representó a su país natal, Jamaica, mientras que, en Tokio 1991 y Stuttgart 1993, lo hizo como estadounidense, logrando el segundo puesto en la cita alemana (52.79).

El chileno Pablo Squella, también se presentó en 800 metros y 400 con vallas, con la singularidad de haberlo hecho en una misma cita, en Roma 1987, donde logró avanzar (1:47.48) a la segunda ronda de los 800 metros, pero no concurrió, al coincidir (30/08/1987) con la primera ronda de los 400 con vallas, carrera en la que terminó sexto (h2), con 50.73. Squella estuvo presente, además, en Tokio 1991 (800m).

El uruguayo Ricardo Vera debutó en Helsinki 1983 corriendo los 5 mil metros en 14:17.26 (9h3), pero en lo adelante eslabonó tres asistencias más, todas en los 3000 con obstáculos, Roma 1987 (8:36.80-8h2), Tokio 1991 (8:30.14-6h2) y Stuttgart 1993 (8:29.00), donde ocupó el duodécimo puesto en la final.

El paraguayo Ramón López tuvo la osadía de participar en las tres pruebas de fondo durante el mundial de Helsinki 1983, tal como lo hiciera el checo Emil Zátopek en ese propio estadio y calles durante los olímpicos de 1952. López, curiosamente, logró idénticas ubicaciones en los 5 mil y 10 mil metros (13h2), mientras que, no consiguió terminar la maratón. En Roma 1987, completó su labor mundialista, ahora en 3000 con obstáculos, con 9:10.29 (12h2).

Lo realizado por la marroquí Nawal El Moutawakel durante los Juegos Olímpicos de Los Ángeles en 1984, es considerado una de las mayores sorpresas en el atletismo, a ese nivel, al ganar el título en los 400 con vallas, marcando el debut olímpico de esa prueba, entre las mujeres. Previo a la cita angelina, Nawal tomó parte en el mundial de Helsinki, donde se presentó en las dos pruebas de vallas, en los 100 (cv) hizo 14.85 (6h4), mientras que, en 400 (cv), realizó 57.10 (6sf2).

El español Abel Antón recorrió varios kilómetros antes de conquistar la gloria mundialista. Antón (1962(, debutó a los 25 años, en Roma 1987, en los 5 mil metros (13:43.58), prueba en la que mantuvo en Tokio 1991 (13:59.52) y Stuttgart 1993 (13:40.21), mientras que, en Gotemburgo 1995 se fue a los 10000 metros, pero no pudo finalizar la prueba. Para la cita de Atenas 1997, Antón estuvo entre los 108 corredores que tomaron la arrancada en la prueba de maratón, siendo el primero en arribar al Estadio Olímpico Spyros Louis (), acción que repitió

La vallista británica Sally Gunnell debutó en la cita de Roma 1987, pero lo hizo en los 100 con vallas, en lugar de los 400 con vallas, la prueba que la inmortalizó Gunnell, Orden del Imperio Británico () avanzó hasta las semifinales en la cita italiana, 13.02, ronda uno y 13.06 (6sf1); para el mundial de Tokio 1991, ya lo hizo en 400 con vallas, logrando el segundo puesto (53.16), dos años más tarde, se coronó titular en Stuttgart, con récord mundial de 52.74 segundos.

La islandesa Helga Halldorsdottir logró combinar ambas pruebas de vallas en Roma 1987. En los 100 con vallas hizo 13.97 (7h1), mientras que, en 400 con vallas realizó 57.82 (5h3).

El dominiqués Jerome Romain estuvo presente en cinco citas mundiales, debutando en Tokio 1991, en los 100 metros, con 11.09 (6h9), también compitió en la prueba que lo hizo relevante internacionalmente, el salto triple (15.49). En Stuttgart 1993, segunda cita, se presentó en salto de longitud (7.62) y triple (16.98), onceno; conquistando la presea de bronce en Gotemburgo 1995, en triple salto (17.59), el sexto puesto en Atenas 1997 (17.17) y el séptimo en Sevilla 1999 (17.10).

Durante el mundial de Tokio 1991, coincidieron en el heat 1, de la primera ronda, tres de los atletas más brillantes en los 1500 metros, dos que ya habían escrito su historia y uno que comenzaba a escribirla, sus nombres, Saïd Aouita, Steve Cram y Noureddine Morcelli. Los dos primeros, en el final de su trayectoria atlética y el tercero en el inicio, todos lograron avanzar a la semifinal, Morceli (3:43.45), Aouita (3:43.93) y Cram (3:44.69), este último, no pudo acceder a la final, carrera en la que se impuso Morceli (3:32.84), con Aouita onceno (3:39.49), pero produjo la aparición de otro brillante corredor, el español Fermín Cacho (3:35.62), quinto puesto.

El español Martín Fiz había debutado en Tokio 1991, corriendo los 5000 metros (13:39.00), onceno puesto, pero en Gotemburgo 1995, resultó campeón de la prueba de maratón (2:11:41), dos años más tarde, en Atenas, escoltó (2:13:21) en el podio a su paisano Abel Antón (2:13:16).

El australiano Steve Moneghetti estuvo alternando en pruebas de ruta y pista, hasta conseguir un podio mundialista. Debutó en la maratón en Roma 1987, cuarto puesto (2:12:49), luego fue onceno en Tokio 1991 (2:19:18), para Stuttgart 1993, lo hizo en los 10 mil metros (29:21.18), eliminado; regresando a la ruta en Gotemburgo 1995, octavo en la maratón (2:16:13), finalmente se colgó presea de bronce en Atenas 1997 (2:14:16) y se despidió (29ª) en Sevilla 1999 (2:20:32).

La rumana Liliana Nastase compitió en tres ediciones mundialistas, teniendo sus particularidades. Nastase había debutado en Roma 1987, ocupando el quinto puesto en el heptathlon (6325); en Tokio 1991 se presentó, además en 100 con vallas, pero curiosamente, haciendo heptathlon, logró en 100 con vallas (26 de agosto), 13.02, escoltando en el heat (1) a Jackie Joyner-Kersee (12.96), mientras que, en la prueba individual (29 de agosto), hizo 13.41, Nastase terminó segunda en heptathlon, con 6493; en Stuttgart 1993, volvió a realizar 13.41 en los 100 con vallas (5h3).

El trinitario Alvin Daniel tuvo dos presentaciones mundialistas, la primera en Tokio 1991, ésta corriendo los 400 metros, donde fue semifinalista con 46.23 (7sf2), mientras que, la segunda aconteció en Gotemburgo 1995, pero ahora lo hizo en los 100 metros, siendo eliminado con 10.81 (6h12).

Durante el mundial de Atenas 1997, se realizaron 13 heats en la prueba de 100 metros, correspondientes a la ronda uno, donde intervinieron 102 corredores, esta es la mayor cifra de heats celebrados en una cita mundial, antes de que se celebrarán rondas preliminares. Le siguen, Gotemburgo 1995 y Berlín 2009, ambos con 12 y Edmonton 2001, con 11 heats.

El Sancristobaleño Kim Collins tuvo una amplia trayectoria atlética, que lo llevó a tomar parte en () citas mundiales. Collins debutó en Atenas 1997 y quizás, pudiera archivar un singular récord para los 100 metros, el de poseer el peor tiempo en esta prueba en un mundial y luego ganar el título. Durante la mencionada cita ateniense, Collins fue ubicado en el heat 5 de la primera ronda, carrera liderada por el estadounidense Mike Marsh (10.16), pero una lesión le impidió a Collins lograr un adecuado desempeño, terminando último con 21.73 (8h5). Seis años después, en París 2003, Kim Collins se coronó titular mundial (10.07).

Eddy Nápoles Cardoso – Cuba (Especial para Atletismo Peruano)

Share.

Comments are closed.

X