¿Quién es Kibiwott Kandie? El atleta que dejó su trabajo para pulverizar el récord de medio maratón

0

Cuando Kibiwott Kandie pulverizó el récord del media maratón en Valencia muchos aficionados se preguntaron quién era. Del reciente subcampeón del mundo de los 21 km poco se sabía. Con apenas dos años de alta competición internacional y con triunfos como el que logró al sprint en la San Silvestre de Sao Paulo en el año 2019, el runner de 24 años parecía parcialmente desconocido entre los aficionados pero no para Paul Tergat.

¿De dónde había salido Kibiwott Kandie? El cambio de vida del corredor africano se produjo hace dos años cuando decidió acudir a Iten, el centro del universo del atletismo keniano. Hasta entonces, había repartido sus horas entre su trabajo en el ejército (un empleo que suele proporcionar el gobierno del país africano a sus mejores atletas en una suerte de mecenazgo) y las carreras.

Según reveló, con 16 años empezó a correr y con 17 le reclutaron para el ejército. Pero hasta que cumplió 22 no orientó su vida a la competición. Ahora vive en el mejor lugar de entrenamientos del país, se ha concentrado en su carrera deportiva sin necesidad de acudir al trabajo y compite en carreras internacionales.

Por eso, apenas hay un rastro destacado de Kandie hasta el 2019. Es cierto que en el año 2017 corrió con 20 años una prueba de 5 km al aire libre en 14:19.2; pero hasta 2019 no hay marcas con las que atisbar su récord del mundo de Valencia (57:32). Para comparar hay que acudir al verano del año 2019, cuando corrió los 21 km en Lille en 59:31; y en la San Silvestre de Sao Paulo (en la distancia de 15 km con un tiempo de 42:59).

Venganza y Kiplimo como alicientes

La mejor referencia del potencial de Kibiwott Kandie es el mundial de medio maratón que corrió en octubre en Gdynia (Polonia). Perdió con Jacob Kiplimo, aunque cruzó la meta con un tiempo de 58:54 y ganas de revancha. «En esa carrera apreté a fondo pero Kiplimo ganó, así que me dije a mí mismo ‘En Valencia, tengo que vencer a Kiplimo y batir el récord del mundo'», explicó a World Athletics.

No era descabellado. Ni un capricho repentino. «Al comienzo de este año empecé a pensar en tener una plusmarca. No sabía si iba a ser en un medio maratón o quizás en los 10 km, pero me dije a mí mismo: ‘Voy a batir un récord este año’. Empecé bien, corrí bien en la temporada de cross (ganó el título nacional de Kenia en febrero) pero la pandemia lo destruyó todo, todos mi planes», aclaró sobre su temporada.

«Seguí entrenando sabiendo que un día estaría finalmente en una carrera. Me mantuve en buena forma y en Praga logré mi mejor marca (58:38 en septiembre). Pero la realidad es que he trabajado durante diez meses para este récord (en el 2019 ganó el medio maratón RAK con la plusmarca personal de 58:58)», reivindicó en Valencia.

Entrenamiento en altitud

Otro factor que explica el éxito es que Kandie decidió renunciar a sus habituales entrenamientos en Ngong (cerca de Nairobi) en ese tiempo. Con frecuencia alternaba su lugar de procedencia con el de los corredores de élite. Quería mejorar y, según confesó, desde la derrota con Kiplimo cambió sus horas de carrera por las colinas junto a la capital keniana para regresar al centro del mundo de los fondistas kenianos. «Iten está a un altitud mayor que Ngong y me adapté muy bien allí, y entrené muy duro sin problemas de lesiones», explicó tras su récord de medio maratón.

El sueño de ser Paul Tergat

El último punto clave que ha ayudado a Kibiwott Kandie a irrumpir en los 21 kilómetros es su admiración por Paul Tergat. «Cuando era joven solía escuchar: ‘Paul Tergat, récord del mundo’. Eso se quedó en mi cabeza. Se convirtió en un modelo a seguir y solía pensar ‘Cuando crezca, me gustaría ser como él, me gustaría correr como él, me gustaría hacer las cosas que él ha hecho’. Todavía me inspira», recordó el keniano tras ganar en Valencia.

Si Kibiwott Kandie quiere seguir la estela de uno de los mejores fondistas de la historia tendrá que mantener su esfuerzo, ambición y mejorar en sus puntos débiles. Será difícil que alcance a la figura de Tergat a pesar de su récord del mundo y su subcampeonato mundial. Por el momento, el próximo objetivo del plusmarquista es clasificarse para los 10.000 metros los Juegos Olímpicos, aunque su mejor tiempo oficial es de 28:57.7 y la competencia en Kenia es dura por una plaza en Tokio. También ha probado con el maratón con un tercer puesto en Malasia (con un tiempo de 2:22:48), lo que indica que todavía debe aplicarse si quiere acercarse al antiguo plusmarquista mundial. En cualquier caso, las palabras de Paul Tergat se mantienen como uno de sus principales estímulos: «Siento que no puedo decepcionarle porque cuando me lo encontré una vez me dijo: ‘Puedes seguirme, puedes seguir mis pasos'».

Fuente: Runners World

Share.

Comments are closed.

X