Shaunae Miller-Uibo y Donovan Brazier brillaron en Nueva York

0

Los atletas Shaunae Miller-Uibo de Bahamas y el estadounidense Donovan Brazier, protagonizaron una gran jornada en el Gran Prix de Nueva York, en pista cubierta, donde se firmaron un total de siete mejores marcas mundiales del año.

Un sabor agridulce se vivió en la cuarta fecha del circuito mundial de pista cubierta, con la presentación gris de los velocistas norteamericanos, Noah Lyles y Michael Norman, donde destacaron las máximas estrellas de la reunión junto con Miller-Uibo y Brazier.

Shaunae Miller-Uibo y Donovan Brazier adornaron sus triunfos con los mejores registros del curso, Lyles y Norman no se acercaron a las marcas esperadas.

Especialmente Noah Lyles, vigente campeón del mundo al aire libre de los 200 metros, que si en la prueba de 60 lisos ni tan siquiera logró clasificarse para la final, tras firmar un crono de 6.76 segundos en las series, en la final del doble hectómetro se impuso con unos “discretos” 20.80 segundos.

Muy lejos de los 20.45 que su compatriota Courtney Lindsey estableció el pasado 16 de enero como mejor marca mundial del año.

Una decepción que Lyles no pudo ocultar, como demostró su cariacontecido rostro tras comprobar su marca.

Tampoco brilló como se esperaba Michael Norman en los 400 metros, al alzarse con la victoria con un tiempo de 45.34 segundos, tras imponerse en un ajustado final a su compatriota y compañero de entrenamientos Rai Benjamin, segundo con un crono de 45.39.

De hecho, Norman, que posee la mejor marca de todos los tiempos con un registro de 44.52 segundos, se quedó muy lejos del líder del año, el también estadounidense Fred Kerley, que corrió el pasado 24 de enero en 45.03 segundos.

Quien no decepcionó fue la bahameña Shaunae Miller-Uibo, la vigente campeona olímpica, estableció la mejor marca mundial del año en los 400 metros, tras imponerse en el Ocean Breeze de Staten Island con un tiempo de 50.21 segundos.

Treinta y una centésimas menos que el anterior mejor registro del curso, que poseía la estadounidense Athing Mu con un crono de 50.52.

Tampoco falló el estadounidense Donovan Brazier, vigente campeón del mundo al aire libre, que se impuso en la final de los 800 metros con un tiempo de 1:44.21 minutos, lo que supone además un nuevo récord de los Estados Unidos.

Una marca que situó a Brazier en el cuarto lugar de la clasificación de todos los tiempos, superado tan sólo por leyendas como el danés Wilson Kipketer, plusmarquista mundial con 1:42.67, el etíope Michael Saruni o el ruso Yuriy Borzakovskiy.

Igualmente lograron la mejor marca mundial del año los estadounidenses Kendra Harrison, que se impuso en la final de los 60 metros vallas con un crono de 7.82 segundos, mejor marca mundial del año, y Trey Culver, que firmó el mejor registro del curso en salto de altura con un intento de 2,33 metros.

En una distancia menos habitual, las dos millas, la estadounidense Elle Purrier no sólo logró la mejor marca mundial del año, sino que se aupó a la tercera plaza de la clasificación de todos los tiempos, tras imponerse con un crono de 9:10.28 minutos.

Una marca que a lo largo de la historia sólo han logrado mejorar dos atletas, la etíope Genzebe Dibaba, que estableció en febrero de 2014 el récord del mundo con un tiempo de 9.00.48, y su compatriota Meseret Defar, que firmó 9:06.26 cinco años antes.

Para ello Purrier tuvo que doblegar, nada más y nada menos, que a la también estadounidense Emma Coburn, vigente subcampeona del mundo de los 3.000 obstáculos, que falta de poco más de dos vueltas para la conclusión no pudo seguir ya el ritmo de Purrier.

Bryce Hoppel de los Estados Unidos consiguió en gran actuación la mejor marca mundial del año en los 1.000 con un tiempo de 2:16.27. La otra atleta estadounidense Gabrielle Thomas selló la mejor marca en los 300 metros con un registro de 35.73.

Share.

Comments are closed.

X