“Somos humanos no máquinas”: María Pérez

0

La española María Pérez, campeona de Europa de los 20 km marcha, enfoca ya su temporada al Mundial de Doha 2019, le preocupa por las duras condiciones que tendrá de afrontar los atletas y especialmente los marchistas: «Somos humanos, no máquinas», declaró a EFE.

La flamante campeona de España, Pérez «llegaba sin haber hecho entrenamientos de calidad».»El objetivo era encontrar buenas sensaciones. No he hecho trabajo específico para este Campeonato y aun así me sentí bien. Se me hizo duro al final, pero era algo normal».

Sobre esa capacidad de sacar lo mejor de sí misma en las competiciones, apuntó: «Creo que tengo esa virtud, pero es algo que también entreno. Y es verdad que me gusta más competir que entrenar. Es un plus, pero por otro lado, es complicado porque puede llegar un día que no lo encuentres».

El 11 de agosto de 2018 estará siempre presente en su memoria. «El mejor día de mi vida deportiva y personal fue cuando gané el oro en Berlín», explica sin titubear. «Sé que ahora está saliendo todo bien, pero somos seres humanos y alguna vez las cosas no saldrán tan bien y habrá que estar preparados para ese momento».

Considera a su entrenador, Daniel Jacinto Garzón, parte fundamental de su éxito. «Yo siempre lo digo, yo no soy campeona de Europa, nosotros somos campeones de Europa. Y es que con todo mi equipo igual, las victorias son de todos porque ellos buscan que yo llegue en el punto exacto a las competiciones. Jacinto es la pieza clave y yo le doy las gracias por hacer tan bien su trabajo. Es el mejor entrenador del mundo».

Este pasado viernes, gracias a su gran 2018, fue galardonada con el premio a mejor atleta española sub-23 y mejor atleta sénior, dos premios que le dio la Real Federación Española de Atletismo y que no pudo recoger al estar en Oropesa preparando su asalto al Nacional. «Los premios son un plus de energía para seguir trabajando. Los recogió mi entrenador, que es la persona ideal, porque para eso es el artífice», explica orgullosa.

Aunque piensa en Doha y Tokio, recuerda perfectamente su hazaña en Berlín, en aquella mañana que ya es historia del atletismo español con las victorias de María Pérez y Álvaro Martín. «Me encontré muy bien, suelta, con la tensión ideal para competir. Es verdad que llegué un poco cabizbaja porque estuve lesionada un par de semanas antes, pero me sirvió para ser capaz de hacer otras cosas como meterme en la piscina, que era algo que no me gustaba y que ahora forma parte de mi planificación», relata.

Sabía que podía conseguir la medalla. «Estuve siempre delante, con las favoritas y me iba sintiendo bien a pesar de que fue una carrera rápida. Hay un momento en el que vi que estábamos tres y ahí ya veo que tengo el bronce. Sin embargo, seguí la estrategia marcada que era acelerar en los últimos cinco kilómetros.

Share.

Comments are closed.

X