Kathrine Switzer, regresa a la Maratón de Boston luego de 50 años.

0

En abril de 1967, la atleta estadounidense, Kathrine Switzer, entra en la historia del atletismo mundial, al hacerse pasar como hombre para competir en la Maratón de Boston de ese año. Y hoy, 50 años más tarde, lo vuelve a hacer.

Switzer, ya con 70 años de edad, volvió a Boston, a participar de la maratón de esa ciudad, aquella maratón que la inmortalizo para toda la vida, luego de participase en dicha competencia haciéndose pasar por hombre, debido a que en aquella época, el machismo muy fuerte en la sociedad y no se toleraba que las mujeres participen o competiciones que, erróneamente se creía, eran solo para hombres.

Kathrine Virginia Switzer disputó la prueba con el mismo dorsal que llevaba aquel día, el 261, pero esta vez no necesitó inscribirse solo con sus iniciales (KV) para burlar la absurda prohibición de correr maratones que pesaba sobre las mujeres. Esta vez fue invitada por la organización del evento y antes de la partida, recibió un homenaje que la reconoció como una pionera del atletismo femenino.

Las mujeres no podían participar en carreras de más de 2,5 km en aquella época. Algunas ya habían logrado correr maratones saliendo escondidas sin dorsal entre los hombres –la leyenda urbana dice que ella misma lo había conseguido el año anterior–, pero aquel 19 de abril de 1967 Kathrine Switzer lo hizo de manera oficial, ya que había formalizado su inscripción y ésta había sido aceptada.

“Kathy se había inscrito haciendo trampas y eso no podía permitirlo en mi carrera”, se justificó años más tarde Jock Semple en un libro autobiográfico que la propia Kathrine Switzer, con la que acabó entablando una profunda amistad, incluso promocionó.

Hay que destacar que, pese a sus 70 años, demostró estar en forma, ya que acabó la maratón en 4h44’31 y fue octava en su categoría de edad.

Sin duda alguna Switzer ha marcado un mito en la historia del atletismo mundial, no solo por lo ocurrido hace ya 50 años, sino por lo sucedido este lunes. Regresar y ser homenajeada en aquel lugar donde una vez tuviste que engañar a todos para poder participar, es algo que quedará marcado en la historia del deporte.

Share.

Comments are closed.

X