Se encendió en Pachacámac la llama Parapanamericana

0

El imponente santuario de Pachacámac, ubicado en el valle de Lurín, fue escenario hoy de otro momento épico de los Juegos Panamericanos y Parapanamericanos Lima 2019: el encendido de la antorcha parapanamericana, dando un segundo aliento a la fiesta deportiva que ha colocado al Perú en los ojos del planeta.

A ritmo del sicuri, un instrumento de uso ancestral, compuesto por una o dos filas de cañas, los invitados reunidos en el que fuera el oráculo más importante de la costa central fueron testigos de un simbólico ritual de ‘pago a la tierra’, como preámbulo al recorrido que llevará la antorcha hasta el Estadio Nacional de Lima, donde este viernes 23 de agosto se dará inicio oficialmente a los esperados Juegos Parapanamericanos. 

Denisse Pezzi- Escot, directora del Museo y Santuario de Pachacámac, fue la encargada de abrir esta ceremonia cargada de simbolismo: “Es un honor para nosotros que aquí se inicie la segunda parte de los mejores juegos Panamericanos y Parapanamericanos de la historia. Creemos que, con el ejemplo de los paratletas, de haber llegado hasta aquí, nos demuestran que no hay fronteras para el coraje, la determinación y el éxito”.

Mientras su discurso era traducido al lenguaje de señas, agregó: “Ellos nos recuerdan que las barreras las construimos nosotros”

“Que estos Juegos sean una celebración de una carrera y lucha de todos los días y que a partir de este momento empecemos aquí una mirada que incluya y reúna a todos los peruanos y americanos en un ejemplo de esperanza para las futuras generaciones”, finalizó, para luego dar paso al presidente del Comité Organizador de los Juegos Panamericanos Lima 2019, Carlos Neuhaus.

NEUHAUS recordó que hace un mes y medio estuvo en México para recoger la llama panamericana, la misma que, tras recorrer todo el Perú, cumplió su ciclo y se extinguió.

“Qué mejor que hacer esta ceremonia aquí, en Pachacámac, un centro ceremonial donde confluían personas de todos lados. Quisiera dar la bienvenida a los deportistas y a las delegaciones de los países que nos visitan, desearles la mejor de sus estadías y el mejor recuerdo de nosotros¨, anotó.

Por su parte, la presidenta del Comité Paralímpico de las Américas, Julie DUSSLIERE, recordó que en solo tres días se realizará la ceremonia de apertura de los Juegos Parapanamericanos, los cuales actuarán como “fuerza unificadora que reunirá a las diferentes culturas de todo el continente aquí en el Perú”.

Agradeció a los organizadores de este importante certamen en Lima “por su duro trabajo para garantizar la realización de estos Juegos y ayudar a la transformación de la sociedad peruana, para hacer de Lima una ciudad más accesible para todos”.

Terminados los discursos, el santuario de Pachacámac se inundó con la música festiva de tres danzas típicas (Papa tarpuy, Carnaval Ccota y Mallku Kunturini), que representaban los diferentes mundos en los que se mueve la cosmovisión andina.

El esperado pago a la pachamama llegaría de la mano de cuatro representantes del universo parapanamericano Lima 2019, quienes llegaron con ofrendas en representación de los cuatro valores de estos juegos, en los que participarán 1,890 atletas de 33 países.

Así, vimos a la taekwondista Angélica ESPINOZA, abanderada peruana en la ceremonia de este viernes, quien portó un vaso de chicha como símbolo de la determinación. Le seguiría Dunia FELICES, nadadora nacional, quien portaba un kintu de flores, en representación de la inspiración. Iván REYES, entrenador de los selección peruana de paranatación, les seguiría con una ofrenda de maíz, en honor a la igualdad. Finalmente, Delicia PAREDES, entrenadora del elenco peruano de parataekwondo, hizo lo propio con un kintu de coca, que fue entregada a los sacerdotes incas, que elevaron unas plegarias antes de “alimentar” y agradecer a la madre tierra.

Con la emoción a tope, Carlos Neuhaus recibió la llama de los Juegos Parapanamericanos, con la que encendió la antorcha junto con el atleta nacional Carlos FELIPA, experto en lanzamiento de bala y jabalina.

Los Juegos Parapanamericanos llegan a Lima siguiendo una tradición que se inició en 1999, con apenas cuatro paradeportes: básquetbol en silla de ruedas, paraatletismo, paranatación y paratenis de mesa. Esta vez serán 17 los deportes en competencias, con 18 disciplinas.

Desde el 22 de agosto al 1 de septiembre, los mejores atletas del continente americano dejarán todo en la cancha con miras a lograr la clasificación directa a los Juegos Paralímpicos de Tokio 2020.

Mientras llega ese momento, la antorcha que será transportada por unas 300 personas en su camino al Estadio Nacional recorrerá más de 12 huacas, así como puntos importantes de la capital, dejando un halo de esperanza tras la realización de la competencia multideportiva más importante del continente y más trascendental en el mundo después de los Juegos Olímpicos y Paralímpicos. 

Share.

Comments are closed.

X