Atletas olímpicos, Thompson “Hingsen solo tiene dos opciones”

0

Jenner, el más “completo”

El estadounidense Bruce Jenner pasará a la historia olímpica por haber conquistado el título en la prueba de decathlon en Montreal 1976. Con posterioridad, desarrolló su vida normal, siendo protagonista de varios seriales televisivos (CHiPs Patrulla Motorizada y Keeping Up with the Kardashians), estuvo casado con Chrystie Crownover, Linda Thompson y Kristen Houghton, teniendo dos hijos, con cada una de ellas. Lo interesante en la vida de Bruce Jenner ocurre a partir del 24 de abril de 2015, cuando Jenner hace público su cambio de sexo, tras culminar con éxito un tratamiento hormonal iniciado años antes. El 1° de junio de ese propio año, la fotógrafa Annie Leibovitz publica un reportaje en la revista Vanity Fair que ilustran el rostro de Caitlyn Jenner, su nombre, ahora como mujer.

Foster, persistente y emprendedor

El inglés Brendan Foster no conquistó el título olímpico, pero desarrolló una extensa carrera atlética que lo llevó a estar presente en Münich 1972 (quinto en 1500 metros), Montreal 1976 (bronce en 10 mil metros y quinto en 5000m) y Moscú 1980 (11° en 10 mil). Ya fuera del atletismo competitivo, laboró para la BBC como comentarista de atletismo. En 1981 fundó la Great North Run, una carrera que ha ido creciendo en adeptos, atrayendo anualmente, unos 50 mil corredores, evento que es rectorado por Nova International Ltd, también bajo su mando. Foster, es además rector de Leeds Metropolitan University.

Ovett y Coe, se cambian los papeles

El británico Steve Ovett estuvo presente en tres Juegos Olímpicos, Montreal, Moscú y Los Ángeles y será recordado por dos acontecimientos trascendentales, el primero de ellos, ocurrió en Moscú, cita a la que llegó como favorito en los 1500 metros, pero fue relegado al tercer puesto, en cambio, ganó los 800 metros, donde el candidato era Sebastian Coe, quien se impuso en la primera prueba; el otro hecho sucedió en Los Ángeles, evento al que Ovett llegó con afecciones bronquiales, así se presentó en los 800 metros, llegando totalmente extenuado (octavo), teniendo que ser hospitalizado. Dos días más tarde, desobedeciendo a los médicos, se presentó en los 1500 metros, logrando superar la ronda eliminatoria, en la final no pudo aguantar el ritmo de carrera que impusieron Coe, Cram, Abascal, Chesire y otros, teniendo que abandonar la prueba.

Cuando Sebastian Coe arribó a los Juegos Olímpicos de Moscú, en 1980, era el amplio favorito para triunfar en los 800 metros, prueba donde era el vigente recordista mundial (1:42.33), pero no pudo reinar, se lo impidió su paisano Steve Ovett, pero tomó desquite en la especialidad preferida de este último y donde Ovett, unos días antes, había impuesto record mundial (3:32.09, Oslo, 15 de julio). Coe estuvo en Los Ángeles, pero tampoco logró ganar los 800 metros, aquí el título lo conquistó el brasileño Joaquim Carvalho Cruz, pero revalidó el oro en los 1500 metros, por delante de otro británico, Steve Cram, quien, curiosamente, había sido octavo en Moscú. Retirado del deporte activo en1990, le había sido otorgado el primer premio Príncipe de Asturias de los Deportes en 1987, fue miembro del Parlamento británico entre 1992 y 1997, ostenta el título de Lord otorgado por la Corona británica. Fue presidente del Comité organizador de los Juegos Olímpicos de Londres 2012. En 2015 es elegido presidente de la IAAF.

Wessig, sorprende y se va al decathlon

El alemán Gerd Wessig logró un sorprendente triunfo en salto de altura en los Juegos Olímpicos de Moscú. En 1979, con 19 años, apenas había saltado 2.23 en una prueba bajo techo en Arnstadt y en el año olímpico tenía 2.30 metros, ausentes los alemanes federales Dietmar Mögenburf Carlo Thränhardt, los protagonistas debían ser el polaco Jacek Wszola, el local Alexandr Grigoriev o el alemán democrático Jörg Freimuth, pero Wessig se apareció en su mejor día, con récord mundial de 2.36 metros. Terminada la cita moscovita, Wessig probó fortuna en el decathlon, pero lo máximo que logró fueron 8015 puntos en 1983, retornando al salto de altura sin mayores éxitos, que 2.31 en las temporadas de 1988 y 1989.

Kozakiewicz, venganza polaca

El polaco Wladslaw Kozakiewicz ya era un conocido cuando asistió a los Juegos Olímpicos de Moscú, en 1980, pero no creyó en la presencia de los franceses Thierry Vigneron y Philippe Houvion, quienes lo habían destronado de la primacía mundial en salto con pértiga, unos días antes de la cita olímpica, tampoco respetó mucho al soviético Konstantin Volkov, venciendo a todos con récord mundial de 5.78 metros. Durante la competencia Kozakiewicz fue abucheado e insultado por los aficionados soviéticos, que apoyaban, como era lógico, apoyaban a Volkov, pero el polaco tuvo su desquite, cuando se supo ganador, realizó un gesto (corte de manga) que ironizó a la multitud en el entonces, Estadio Central Lenin, esto fue conocido como el “ademán de Kozakiewcz, el cual fue respaldado en su país y repudiado en la Unión Soviética, llegado hasta realizar una protesta formal por el embajador soviético en Varsovia.

Thompson, en Moscú se corona y en Seúl se desmorona

El inglés Francis Morgan Thompson estuvo presente en cuatro Juegos Olímpicos, tal vez así crudo no lo conozcan, pero si les digo que se trata de Daley Thompson, entonces todos dirigen sus miradas hacia Moscú 1980 y Los Ángeles 1984, pero resulta que Thompson con solo 17 años, había estado en Montreal 1976 y con 30 años, se despidió en Seúl 1988. Obtuvo los títulos en Moscú y Los Ángeles. A inicio de 1984 apareció en la revista Sports Illustrated una entrevista a Daley Thompson, quien estaba “aclimatándose” en California y en una de sus interrogantes le infieren sobre las opciones al título (JJ.OO 1984) que tendría su principal rival, el alemán Jürgen Hingsen, a lo que Thompson respondió, “Solo tiene dos opciones, robármela después que yo la gane o irse a competir en otro deporte”. Daley (8798) se impuso con autoridad a Hingsen (8673), derrotándolo por 125 puntos. En otra de sus “sabias” decisiones, se negó a portar la bandera británica en la ceremonia inaugural de los Juegos de la Commonwealth en Brisbane, en 1982, alegando que ese acto protocolar demoraba mucho y le restaba opciones de ganar el decathlon. Su nombre fue utilizado por Ocean Software Ltd en 1984 para la realización del videojuego “Daley Thompson’s Decathlon”, luego aparecerían “Daley Thompson’s Super Test” y Daley Thompson’s Olympic Challenger”. Daley Thompson fue condecorado en 2000 con la Excelentísima Orden del Imperio Británico.

Ottey, la dama de bronce

La jamaicana, más tarde eslovena, Merlene Ottey, es posiblemente la máxima ganadora de preseas de bronce en el atletismo olímpico, la nacida en Cold Spring acumula seis metales de ese color, de ahí que sea conocida como la “mujer de bronce”. Ottey debutó con bronce en Moscú 1980 y se despidió con bronce (100 metros), compitiendo por Jamaica, en Sydney 2000; luego fue semifinalista por Eslovenia en Atenas 2004, ya con 44 años; siete Juegos Olímpicos. En 2012 asistió al Campeonato Europeo de Helsinki, integrando la posta 4×100 de Eslovenia, a la edad de 52 años, todo un récord de longevidad deportiva.

Eddy Nápoles Cardoso – Cuba (Especial para Atletismo Peruano)

 

Share.

Comments are closed.

X